Un corazón agradecido con Dios, no importando la circunstancias, activa las bendiciones y el vínculo con el Padre se fortalece.

En mi caminar con Jesús he aprendido lo importante que es tener un corazón agradecido, hacerlo te vuelve una persona más humilde, sencilla y honesta delante de Dios. Te ayuda a vivir con integridad y a desechar sentimientos que no son gratos delante de Dios, convirtiéndote en un cristiano generoso, justo, no envidioso, ni jactancioso.

Cuando te permites ver con claridad lo bendecido que eres desde el momento en que él te vio, te escogió para traerte de una vida en oscuridad a una vida de Luz, de Esperanza, de Paz y Amor Eterno, definitivamente, no podrás no dar gracias al Padre por su misericordia inagotable.

¿Sabes porque a Dios le gusta ver en nosotros un corazón agradecido?

1.- La gratitud glorifica a Dios. 2a. Corintios 4:15

2.- Un corazón agradecido reconoce la bondad de Dios. 1a Timoteo 4:4

3.- Un corazón agradecido es característica de un adorador. Salmos 100:4

4.- La gratitud es reflejo de obediencia a Dios. 1a Tesalonicenses 5:18

5.- La gratitud multiplica las bendiciones. Mateo 25:4-28

6.- Un corazón agradecido, trae gozo y paz. Salmos 118

7.- Un corazón agradecido, conmueve el corazón de Jesús. Lucas 17:11-19

Cuando recuerdas lo que era tu vida sin él y cómo desde que él te rescató, no sólo tu entorno, sino también tu interior cambió y se transformó, pasando de estar tu alma en muerte a una vida eterna; reconocerás que tu agradecimiento a él debiera ser constante.

Y tú, ¿que tan agradecido estás con Dios?

 

 

 

Comentarios

comentarios