Conectate con nosotros

Tecnología

Tu vieja computadora puede volver a ser “util y rápida”

Publicado

el

Los discos de estado sólido puede convertir una computadora “vieja” en un máquina digna de Windows 10 o OSX “Yosemite”, la velocidad, un menor rendimiento y mayor resguardo de información son las principales ventajas.

Esa computadora que jubilaste por lenta y vieja puede tener un segundo aire con unos “transplantes” en sus componentes.

Uno de ellos son las unidades de almacenamiento de estado sólido (SSD por sus siglas en inglés), las cuales, a diferencia de un disco duro, no contienen motores que giran sino que son un circuito integrado que operan con una interfaz electrónico de entrada y salida.

Similar a las memorias flash (los famosos USB), los disco SSD tienen la capacidad de acceder y acomodar la información de manera directa, lo cual reduce el uso de energía y batería, aumentan el rendimiento del equipo y disminuye que los datos del equipo se vean comprometidos por caídas o golpes.

Heredero de esas unidades de almacenamiento creadas en la década de 1970, las actuales SSD, utilizadas en Ultrabooks como la Macbook Air o equipos portátiles ligeros de alto rendimiento y de un costo superior a los 1,500 dólares, la reducción en los precios de producción de estas unidades abren las puertas para que por menos de 150 dólares puedan ser instaladas en equipos viejos.

Cómo darle ese segundo aire

Primero hay que “extirpar” al disco duro. A pesar de ser el medio principal de almacenamiento en las computadoras, recordemos que el disco duro es el componente más lento del equipo, y se mantiene como la única parte mecánica de una computadora, con una función similar a la de un tocadiscos.

Es decir que podemos tener un gran procesador, puedes haberle puesto buena memoria RAM pero si tienes un disco duro convencional vas a tener un cuello de botella, una limitante que va a impedir que tu máquina se desempeñe rápido.

Chips infalibles

Al abrir una SSD no encontrarás un disco y ni una aguja, sino chips que permiten una mayor velocidad de escritura y lectura al ya no ser un proceso mecánico, mientras que la probabilidad de que falle este medio de almacenamiento es menor.

La razón principal por la cual las personas están migrando de disco duro a estado sólido es la disminución de la probabilidad de falla de la unidad de estado sólido,  precisó que las unidades de disco duro fallan en un 5%, en comparación con las SSD las cuales fallan un 0.8%.

Mayor capacidad, mayor velocidad

Un problema que he visto en los discos duros es que entre mayor es la capacidad, más lento son.  Mientras el disco duro de una laptop gira a 7,000 revoluciones por minuto (rpm),  al menos son necesarias 145,000 rpm para que pueda a estar a la par de los demás componentes de la computadora.

Una SSD consume menos energía al no tener un motor que esté girando adentro como pasa con los discos duros y se calientan menos.

Qué necesito

Para poder instalar estas SSD en tu computadora es necesario tener puertos SATA (Serial Advanced Technology Attachment), los cuales hicieron su aparición hace siete años. En 2008, ya el 90% de los equipos de cómputo tienen esos puertos, por lo que un equipo de ese año para arriba son candidatos para este “trasplante” de SSD.

SATA

Para saber si tu computadora tiene puertos SATA, puedes revisar en el Panel de control, si es PC, en la opción de Sistema y seguridad dar clic en Administrador de dispositivos y ahí se despliega el hardware que compone al equipo; en el caso de Mac, dar más información en la opción About this Mac y en hardware debe aparecer SATA o Serial ATA.

La mayoría de las computadoras pueden abrirse para cambiar componente, no en el caso de de las Mac donde los SSD ya vienen integrados, u en otros casos, es imposible abrir el equipo.

Inversión mínima

En 2008, una unidad de estado sólido de 80 GB tenía un costo de 800 dólares; hoy en día esa inversión se ha reducido. El personal de Kingston explicó que una actualización básica en la memoria RAM de 4GB y un SSD de 120 GB cuesta aproximadamente 150 dólares, muy por debajo de lo que puede costar una computadora nueva.

En TecnoIglesia Store, puedes encontrar discos de estado solido con capacidades desde 200 hasta 960 GB. Dando click aquí

Dos años más joven

Utilizar unidades de estado sólido pueden ayudar a hacer dos o tres años más nueva tu máquina.

Si tienes una máquina que compraste hace dos años y la comparas con una máquina que hoy es nueva, tu máquina con estado sólido va a ser más rápida o igual que la nueva, es decir en pocas palabras que estas unidades te pueden dar batalla entre 10 a 15 años.

Antes de pensar en darle un segundo aire a tu computadora viejita con una unidad de estado sólido, es importante que respaldes tu información y el sistema operativo. La marca Kingston ofrece un kit de clonación que contiene una carcaza con conexión USB y su respectivo cable, además de un software (Acronis), el cual viene en un CD o se puede descargar en línea, para pasar la información almacenada en el disco duro a la SSD.

Comentarios

comentarios

Servidor, seguidor y adorador de Jesús en espíritu, alma y cuerpo. Tecnoiglesiólogo, Geek, músico, Ing. en comunicaciones y electrónica, encargado de la sala (no la de mi casa si no la de la iglesia), webmaster, motivador y feliz siempre de poder servir a mi Dios.

Sigue leyendo
Anuncio
Haga clic para comentar

¡Recibe más noticias y tips en tu buzón!

Todo acerca de audio, video, iluminación y tecnología para tu iglesia

Tecnoiglesia es tu lugar de recursos donde puedes encontrar la ayuda que necesitas para tu iglesia. Regístrate y recibe GRATIS en tu correo todas nuestras promociones y eventos próximos.

Promesa, no compartiremos tus datos con nadie más

A %d blogueros les gusta esto: