Conectate con nosotros

Audio

Como el volumen del audio puede impedir, estorbar o dañar la adoración

Publicado

el

Es un reto para toda la gente que sirve como voluntario en el área de el audio en las iglesias, el considerar el nivel correcto del audio y cómo puede estar afectando los servicios de alabanza y adoración. En este post no discutiremos el volumen en decibeles en si, ni tampoco si el tipo de música es contemporánea o de corte tradicional. Hablaremos en términos más generales y consideraremos algunos ejemplos del mundo real que muestran cómo el volumen puede afectar la adoración.

Demasiado bajo
Una vez estuve en un servicio donde la persona de sonido era, digamos, un poco tímida con los niveles. Inmediatamente, perdí un poco de entusiasmo por el servicio en el tiempo de la alabanza y adoración. En vez de inspirarme para participar y aplaudir, me sentía demasiado tranquilo, porque el volumen de la música era muy bajo. Luego, miré a mi alrededor y noté que otros no estaban participando tan entusiastamente como lo habían hecho en otras ocasiones cuando el volumen era más fuerte.

Claramente la falta de volumen suficiente tenía un efecto negativo en el tiempo de la alabanza y adoración. Esto no es lo que queremos que la gente experiemente en la iglesia. Debemos usar nuestro equipo para ayudar a la congregación a tener una experiencia de adoración emocionante e inspiradora. Cuando el volumen es demasiado bajo puede sofocar su participación.

Demasiado alto
También he experimentado cosas en el otro extremo acerca del espectro de volumen. El siguiente ejemplo no sucedió en una reunión dominical, pero podría haberlo hecho. Una vez me toco apoyar en audio para la sala para un concierto en la iglesia de un amigo y esa ocasión toco una banda de alabanza y adoración que ministra con mucha pasión y fuerza. Después de algunas canciones, vi a algunas personas moverse atrás unas pocas filas. Entonces, noté a la esposa de un amigo que salía del auditorio con sus manos encima de sus oídos.

Después de la presentación de esta banda regresó y me dijo que el volumen le había estado lastimando los oídos. Pensó que la música era genial, pero muy fuerte. Esos comentarios además del zumbido en mis oídos me convencieron de que habíamos ajustado la mezcla demasiado fuerte.

Otro amigo tuvo una experiencia similar en su iglesia donde es encargado de audio. Un domingo, el equipo de adoración estaba muy bien ensayado y con buena actitud, y cuando se lanzaron a una de sus canciones favoritas, decidió subir un poco más. Justo entonces 2 personas nuevas entraron y se sentaron justo en frente de la mezcladora de audio, y no tomó mucho tiempo para estos recién llegados se sintieran incómodos.

La mujer se volvió y miró a su acompañante, sorprendido. Después de un rato, el hombre le preguntó a mi amigo si podía bajar el volumen y mi amigo dijo, no, que estaba dentro del rango que él y el líder de alabanza habían establecido. No es sorprendente que mi amigo nunca haya vuelto a ver a esa pareja en su iglesia.

Si el volumen es demasiado alto, puede dañar la adoración. La gente se distraerá y en lugar de centrarse en las palabras y la adoración, estará pensando en lo fuerte que está y que sus oídos están sufriendo, y terminará por salirse. Sé que es imposible complacer a todos, pero como técnicos de sonido de la iglesia no queremos correr a la gente o causar daño auditivo porque nuestros servicios son demasiado fuertes.

En el nivel correcto
Necesitamos cuidar nuestra mente y no caer en la fantasía de que estamos mezclando grandes bandas de rock en el Estadio Azteca. Lo que hacemos no es un espectáculo de rock, es un servicio de adoración para todos – desde los muy jóvenes hasta los menos jóvenes. Entonces, ¿qué queremos exactamente? Creo que una analogía sería útil para ilustrar lo que tratamos de explicar.

¿Alguna vez has estado en una habitación con música tocando suavemente en el fondo? La gente está hablando, trabajando, pero nadie está realmente prestando atención a ella. Entonces alguien cambia la música a un nivel más alto – pero aún un nivel cómodo – y comienza a sonar muy bien. Entonces, ¿qué pasa con la gente en ese momento? Comienzan a chasquear los dedos, empiezan a mover al ritmo sus pies, o tal vez menean la cabeza, y terminan cantando.

Creo que esto es lo que nuestros servicios de alabanza y adoración deben tener: sonido que no es tan bajo que haga que otros se sientan indiferentes e impida que la gente no participe en la alabanza y adoración. Aún así, debe ser lo suficientemente fuerte como para que se sientan inspirados a participar, aplaudir, chasquear los dedos, mover los pies, sacudir la cabeza, cantar juntos, tal vez incluso hasta bailar un poco. ¿No sería genial?

No debe haber nadie saliendo corriendo hacia las salidas de la iglesia con sus oídos zumbando como si acaban de estar en un concierto de Metallica (yo no he ido , me han platicado).

Es un reto
¿Cuál es el volumen en su iglesia? ¿Es bajo? ¿Está tu congregación inmóvil y sin entusiasmo? Puede ser que el audio este obstaculizando la adoración. Trata de subirlo un poco y observa lo que sucede. Puede ayudarlos a participar más en la adoración.

Por otro lado, ¿a veces se quejan de que el volumen es demasiado alto? ¿Ha tenido la gente que salir de la iglesia debido a esto? ¿Te has hecho pruebas de audición últimamente? Puedes estar perjudicando la adoración. Trata de bajar algunos decibeles, tal vez algunas de las personas nuevas se quedarán, y los jóvenes crecerán y podrán escuchar normalmente y nadie se quejará de tener tinnitus a causa de la música de la iglesia.

Checa este video que realizamos hace ya varios años pero que es muy interesante acerca de este tema:

Comentarios

comentarios

Soy instrumento de Dios, adorador y director de alabanza, Tecnoiglesiólogo, entusiasta de la tecnología en la iglesia, fundador de Tecnoiglesia.com. Esposo de Ale Abiú, y padre y amigo de mis hijos Samuel y Daniel.

Sigue leyendo
Anuncio
3 comentarios
  • Jonatan

    Hola soy de Jerez, España, un punto para mi que estoy en este área es también saber que tipo de gente se queja de los volumenes, no es lo mismo la anciana que una persona que haya estado en el mundo de la música.

    • Tecnoiglesia

      Claro tienes toda la razón excelente punto.

  • Angel V.

    Dios los bendiga. No es solamente si el volumen está muy alto o muy bajo es tambien que cuando el adorador está cantando muchas veces tapan con sus dedos el micrófono para darles el efecto que ellos desean y no se dan cuenta que distorcionan su voz y por ende causan un daño a los oidos de las personas y el tecnico se vé obligado en; primero,bajar el volumen del micrófono ,segundo ,modificar las frecuencias de la voz siempre y cuando el tecnico sepa lo que está haciendo. Gracias.

¡Recibe más noticias y tips en tu buzón!

Todo acerca de audio, video, iluminación y tecnología para tu iglesia

Tecnoiglesia es tu lugar de recursos donde puedes encontrar la ayuda que necesitas para tu iglesia. Regístrate y recibe GRATIS en tu correo todas nuestras promociones y eventos próximos.

Promesa, no compartiremos tus datos con nadie más

A %d blogueros les gusta esto:
Hello. Add your message here.
ADVANCED EARS 20% DE DESCUENTO CON EL CUPON: BLACKFRIDAY SABER MÁS