En las áreas de audio, video, iluminación, diseño y música en las iglesias es imperante poder tener voluntarios capaces y con buena actitud. Muchas veces es difícil conseguir los mejores voluntarios para unirse a los diferentes ministerios.

En un sentido muy real, Jesús tuvo que reclutar voluntarios para unirse a él en su misión de “hacer discípulos de todas las naciones”. Para reclutar a los mejores voluntarios del ministerio, Jesús hizo tres cosas sencillas …

1. Comienza orando.

“En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles”
Lucas 6:12-13

Antes que nada, Jesús oró. Él oró por sabiduría. Él oró por el favor. oró para que Dios le mostrara las características que necesitaría en sus voluntarios. Y entonces oró por la visión divina para ver esas características claramente en los que él debía elegir. Estoy seguro de que Jesús incluso oró para que Dios preparara los corazones de aquellos a quienes él pediría que dijeran “sí”.

El resultado fue la elección de los 12 discípulos. Y sólo uno era una “mala” elección… humanamente hablando. Divinamente hablando, esa mala elección era parte del plan de Dios para acelerar a Jesús hacia la cruz, la resurrección y la salvación de la humanidad.

De la misma manera, nuestro proceso de reclutamiento de voluntarios debe ser empapado en oración de arriba a abajo. Si Jesús tomó un retiro de oración antes del proceso de reclutamiento entonces tal vez deberíamos también.

2. Realiza un perfil

“Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?

No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.

¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil?

Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz.

 Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.”
Lucas 14: 25-33

El perfil ministerial de lo que se necesitaría para entrar en una relación de discípulo / rabino con él fue el resultado de la oración que Jesús hizo antes. Para entrar en el “Equipo de Jesús” era gratis (como Jesús lo hace claro una y otra vez en versículos como Juan 3:16). Pero para ser un titular en el equipo de Jesús te costaría todo. Estoy seguro de que muchos en la multitud volvieron atrás después de escuchar la lista que Jesús les había dado de lo que se necesitaría para estar en su equipo.

¿Has escrito un perfil ministerial de lo que estás buscando en tus voluntarios? ¿Están claras las expectativas? Te animo a escribir una descripción de trabajo sencilla con expectativas de carácter y expectativas ministeriales que todos puedan entender y con la ayuda del Espíritu Santo, lograrse. Realiza las expectativas claras y la misión convincente. Da a los voluntarios la oportunidad de “conocer el costo” antes de que digan “sí”.

3. Persuadirlos a decir “¡SÍ!”

“Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.
Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.”
Mateo 4-19-20

Jesús “persuadió” a Pedro y Andrés a que dijeran “sí” dándoles una visión, no pescar para pescar, sino pescar personas. Les dio una motivación eterna que superaba con mucho el pescado y las patatas fritas. ¡Él les dio una visión para alcanzar el mundo con el mensaje de la esperanza!

Sorprende a mucha gente que este llamado de Pedro y su hermano Andrés no fue la primera vez que se encontraron con Jesús. Para ese momento habían estado con y alrededor de Jesús por aproximadamente 12-18 meses. La cronología del ministerio de Jesús a veces despedaza a la gente, pero basta con decir que Jesús no sólo subió a Pedro y Andrés de la nada y dijo: “¡Sígueme!” El había invertido tiempo en ellos.

Había llegado a conocerlos y habían llegado a conocerlo. Habían visto varios milagros y escuchado muchas enseñanzas cuando les pidió que lo siguieran. En un sentido muy real, este fue un proceso de persuasión. Después de meses de estar cerca de Jesús ellos sabían que él era el hijo de Dios y él sabía que ellos eran sinceros y serios … lo suficientemente serios como para hacer grandes discípulos y eventuales personajes que cambiarían el mundo.

De la misma manera, cuando comenzamos a orar por sabiduría y construir un perfil de ministerio en cuanto a lo que creemos pueden ser los mejores voluntarios en nuestro contexto particular de ministerio, podemos identificar y conocer a aquellos que estamos orando para llamarlos a servir.  En el momento adecuado podemos tener una conversación y persuadirlos gentilmente a decir “sí” a unirse al equipo de voluntarios.

Es muy importante hacer esto de la manera correcta. Hacer un llamado desde el altar solicitando a los voluntarios en una reunión de domingo por la mañana puede traerte voluntarios que posiblemente no funcionen del todo bien. En lugar de esto, ora por la sabiduría de Dios y escribe un perfil ministerial de las características de los candidatos ideales (que deben incluir una combinación de hambre espiritual, verdadera humildad, así como un corazón para servir en las áreas que requieres, obviamente todo enfocado a la causa de Cristo).

Nadie en la historia hizo un mejor trabajo al reclutar a los mejores voluntarios que Jesús. ¡Aprendamos de él!

Comentarios

comentarios

  • jairo

    excelente, realmente necesito aplicar esto, bendigo sus vidas en el nombre de Jesús