Una de las cosas que más disfruto es dirigir a la iglesia en Alabanza y Adoración. Soy muy bendecido por tener la oportunidad de dirigir alabanza con varios equipos y en diferentes partes del mundo. En este post te comparto varias cosas que he aprendido en el camino.

8 maneras de llevar la alabanza y adoración de tu iglesia al siguiente nivel.

1. Escoge buenas canciones

Escoger las canciones indicadas para tu iglesia y el grupo de Alabanza es una de las tareas más importantes de un líder de adoración. Las buenas canciones tienen mas que una melodía o arreglos pegajosos, deben estar ungidas y hacerte querer cantarlas una y otra vez.

Aprende a escoger las canciones correctas, no solo canciones fáciles.
Una de las formas para saber que es una buena canción es que la primera vez que la hayas escuchado comenzaste a cantarla de inmediato.
Una buena canción tiene el sello del Espíritu de Dios.
Elige grandes canciones de todas las bandas y diferentes lugares del mundo … no solo de tu banda favorita.
Descubre quiénes son los mejores compositores, escucha y aprende de ellos.
Mantén un repertorio equilibrado: necesitarás melodías rápidas, mid tempo y lentas.
Repite regularmente las canciones nuevas, recomiendo las repitas por 3 semanas seguidas después de que la estrenes.
Utiliza tonos en los que se pueden cantar: ¿Las estás cantando demasiado alto o demasiado bajo?
¿La canción funciona con una simple guitarra acústica o piano?
En términos generales, no es una buena idea comenzar o terminar con una canción nueva.

2. El orden es muy importante

Me he encontrado a menudo que las personas se apresuran para llegar el domingo a la iglesia, tratando de llegar a tiempo y muchas veces no están realmente enfocados en Dios. Uno de mis trabajos como líder de alabanza es escoger buenas canciones que ayuden a enfocarse y conectarse con Dios lo más rápido posible. Eso funciona generalmente mejor encontrando una canción de alabanza sencilla que sea fácil de cantar y pueda engancharlos fácilmente a enfocarse con Dios.

Por lo general se tienen 25 a 35 minutos de tiempo para la Alabanza y Adoración en un servicio de domingo por la mañana, por lo que generalmente, significa cuatro o cinco canciones. Una regla general es hacer dos canciones rápidas a menudo más orientadas a la alabanza. Luego realizar una canción mid tempo de transición (pero con fuerza) y luego terminar con una o dos canciones de suprema adoración.

Esta guía general ayuda a la congregación a enfocarse y adorar a Dios directamente. No se supone que sea una fórmula o regla, sino una forma de alcanzar la meta de lograr que la congregación enfoque sus corazones y adore a Dios.

3. Realiza SUPER ensayos

Normalmente se requieren dos horas y media de ensayo de banda y voces por cada 30 minutos de tiempo de alabanza y adoración. El objetivo es que los músicos y cantantes no se preocupen por tocar sino al ensayar con empeño puedan aprenderse la canción y las vueltas y realmente adorar. ¡Necesitas superar sólo la ejecución de la música para enfocarte y adorar a Dios!

La recomendación es tener un muy buen ensayo de dos horas a mitad de semana (la noche del jueves es una buena idea) y luego un ensayo de 45 minutos el sábado. Estos tiempos de ensayo dan a todos tiempo para aprender la música correctamente y resolver cualquier problema.

4. Trabaja en lograr un buen sonido y multimedia

Un buen o mal audio y multimedia pueden ayudarte o destruirte. No sirve de nada tener canciones increíbles y super ensayos si la mezcla de audio no esta correctamente realizada. Es buena opción meter la batería en una caseta o biombo de acrílico, eso ayudará a controlar tu sonido y la reverberación de tu iglesia. Además, puedes poner deflectores alrededor de amplificadores de guitarra (o también, poner los amplificadores fuera del escenario en salas a prueba de sonido) también es excelente opción ponerle a tu banda monitores de oido (in ears) para que puedan monitorearse y tocar con excelencia. También una buena idea es no subir a tocar un domingo y escuchar desde abajo la mezcla.

De la misma manera, el tener una persona o un equipo de multimedia que facilite poniendo las canciones en pantallas hacia la iglesia y con pantalla de escenario hacia cantantes y músicos será de gran ayuda.

Si tienes a alguien que te pueda hacer sonar bien y a otra persona que muestre correctamente las letras, entonces ya tienes gran parte del camino recorrido.

5. Pon a Dios en primer lugar

La adoración es un estilo de vida cotidiano. Si solo estás adorando a Dios el domingo por la mañana, estás viviendo un estilo de vida cristiano mediocre. ¡Los domingos por la mañana deben ser la punta del iceberg! Si honras a Dios todos los días leyendo Su palabra, orando, adorando y pasando tiempo con Él, Él te honrará apareciendo el domingo por la mañana en tus tiempos de adoración corporativa.

Es fácil reunir una buena banda y una lista de canciones. ¡Pero sólo Dios puede tocar los corazones de las personas y sanar sus cuerpos y mentes. Pon a Dios primero en tu vida diaria y Él se mostrará de maneras poderosas en la adoración corporativa de los domingos por la mañana.

También, pon a Dios primero en tu tiempo real de adoración. A veces podemos estar tan atrapados en la música, la mecánica de dirigir y tocar que no nos enfocamos en lo principal: ¡Dios! Dios es por quien nos reunimos, Dios es la razón por la que cantamos. Dios es la razón. No permitas que las distracciones de la música en vivo se interpongan en el camino de adorar a Dios con todo tu corazón y llevar a tu congregación a hacer lo mismo.

6. Memoriza la música

Hay pocas cosas peores que ver a un líder de adoración y su equipo cuyos ojos están pegados a las partituras o cifrados. ¡Cuando memorizas la música, puedes comunicarte mejor con la congregación y con Dios! Para superar la música, es necesario memorizarla y saber también que no debes pensar en ello. Muchos grupos y líderes de alabanza memorizan la música para poder adorar libremente!

7. Adora a Dios con todo tu corazón

El primer y mayor mandamiento es amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, mente, alma y fortaleza. Esto incluye adorar a Dios con tus acciones. Las acciones de la adoración bíblica incluyen cantar, aplaudir, levantar las manos, danzar, postrarse y hasta gritar. Servimos a un Dios maravilloso que creó todas las cosas buenas que disfrutamos. Él es digno de que nuestra adoración sea apasionada.

Nunca te dejes llevar por tener una actitud de sólo cantar por cantar. Sé un apasionado que ama y adora a Dios con todo lo que tiene. ¡Aprende a incorporar todas las acciones de adoración en tu adoración personal y corporativa!

8. Se un ejemplo para tu Congregación

He encontrado que las congregaciones tienden a reflejar la pasión del equipo de alabanza y adoración. Si la gente al frente está llena de pasión y energía para adorar a Dios, la congregación tiende a elevar su adoración a un nivel superior.

Tenemos la oportunidad de ser ejemplos apasionados de adoradores a nuestra congregación. Si te ven a ti y al equipo adorando a Dios con todo tu corazón alma, mente y fuerza semanalmente, crecerán en su pasión por la adoración.

Si eres pones el ejemplo te seguirán. A veces no ocurre de inmediato, pero eso es lo que el liderazgo de adoración se trata. Una gran parte del liderazgo es ayudar a la gente a crecer en su pasión y adoración a Dios. Aprende a ser un apasionado de Dios, dentro y fuera del escenario. ¡Sé auténtico y no pierdas tu pasión por amar y adorar a Dios con todo tu corazón!

Pregunta: ¿Qué cosas has hecho que han ayudado a tu congregación a ser mejores en tus tiempos de adoración ?

Comentarios

comentarios