Conectate con nosotros

Audio

5 razones para que el volumen no sea tu enemigo.

Publicado

el

¿Alguna vez te a sucedido que te debes ajustar los niveles de volumen del grupo de alabanza más de lo que habías creido? Esto pasa por varias razones, te daré algunos ejemplos que con el tiempo he experimentado.

 

Grupo de tres.

Por cada tres canales en el mismo volumen, hay un aumento aproximado de 3 dB en un volumen combinado. ¿Quién mezcla solo 3 canales? La realidad es que el promedio de canales en un grupo de alabanza es de 16 canales. Si tienes 6 voces haciendo primera voz, te va resultar automáticamente una subida de 6 dB.

 

Los efectos afectan el volumen.

Los efectos modifican el sonido y esta principalmente en una naturaleza artificial como la reverberación, delay y distorsión. Usar una distorsión en una guitarra en la mezcla de la alabanza y adoración, nos añade una gama muy variable de frecuencias; por ejemplo, dependiendo la cantidad de distorsión aplicada en acordes bajos o de quintas, puede que tengamos la necesidad de reducir el volumen al canal.

En mi caso personal uso una compresión ligera en mis mezclas en la tarola o redoblante, toms y bombo. Para que no se me salga de control si el baterista se emociona de más poder controlar el volumen sin perder el toque de la esencia del baterista.

 

Entrar en frio.

Una prueba de sonido o soundcheck corto es malo para los cantantes y para nosotros los ingenieros de audio o sonidistas. Los cantantes necesitan calentar su voz antes de cantar de lleno para prologar su capacidad de cantar y cantar en el volumen adecuado. Sin calentamiento, el cantante o vocalista inexperto podría pensar que está cuidando su voz para la reunión, pero si es la única vez que se puede establecer los niveles de ganancia y volumen, está haciendo un mal servicio para todo el grupo de alabanza.

Una banda que solo hace prueba con una canción para calentar antes del servicio, déjame decir que no es lo suficiente, si es tu caso te recomiendo que hables con el líder de alabanza para que puedan calentar con mínimo 2 o 3 canciones (alabanza intensa, transición y adoración).

 

Solo es el ensayo.

La prueba de sonido ya termino, las ganancias están establecidas y la mezcla en general está estable y disfrutable. Ahora, empieza la reunión y el volumen de una canal (el que tú quieras) está muy bajo. Los músicos, tal vez el baterista, bajista o guitarrista deciden tocar más fuerte y hacer arreglos de más.

Esto se puede manejar de dos maneras. La primera es que si son músicos que conoces establezcas su volumen mas alto en la prueba y en la reunión reducirlo, para que tu corrección de volumen no se vaya hasta arriba.

Otro consejo que me ha funcionado es que no hay que abusar de la compresión. Sé que es tentador automatizar el control del volumen utilizando una compresión apretada para mantener un volumen, pero entonces por ese exceso de compresión haces que pierda la esencia del toque del músico o del cantante y por ende haces que suene diferente.

 

Temporary Threshold Shift (TTS)

La fatiga del oído puede hacernos creer que necesitamos subir el volumen. Imaginemos que hemos estado mezclando en un congreso de jóvenes con una alabanza y adoración intensa. Lo que va suceder es que uno experimentara “Temporary Threshold Shift (TTS)” en español sería el “desplazamiento temporal del umbral auditivo”

Un problema con el TTS es que las frecuencias se perciben en volúmenes diferentes cuando uno empieza a mezclar. Lo que una vez nos pareció una mezcla definida se empieza a perder estructura y legibilidad. Por lo tanto y nuestro instinto natural, vamos a querer a elevar el volumen de nuestros agudos para sacar las voces y/o subir los graves para que la gente los sienta. Y al mirar nuestro RTA (Real Time Analyzer) vemos que nuestra presión sonora en decibeles es bastante alta y no solo aumentara la fatiga del audio de la congregación si no que va destruir nuestra mezcla.

Te comparto mi pensamiento, lo que uno mezclo al principio comenzará a sonar diferente por la fatiga de nuestros oídos en general. Y uno va querer ajustar la mezcla porque creemos que necesita más volumen y si quieres hacer eso, mi recomendación es cerrar los ojos, poner la cabeza y los oídos frios y saber reconocer si perdiste la definición y estructura de tu mezcla y si no puedes recuperar la legibilidad, te recomiendo pedirle a alguien más que tome tu lugar por el bien de la congregación y de tus oídos.

Es fácil mezclar en un volumen fuerte de lo que uno prevé, por una gran variedad de razones. Pero por alguna razón, no es ninguna sorpresa, que a muchos les gusta dedicar más tiempo a ajustar los faders de las canales a lo largo del proceso de la mezcla. En el caso de ser afectado por el TTS, tocar el fader podría ser lo último que tenemos que hacer.

¿Que otra razón agregarías para que el volumen no sea tu enemigo?

Recuerda que darle like y compartir es gratis.

Comentarios

comentarios

Servidor, seguidor y adorador de Jesús en espíritu, alma y cuerpo. Tecnoiglesiólogo, Geek, músico, Ing. en comunicaciones y electrónica, encargado de la sala (no la de mi casa si no la de la iglesia), webmaster, motivador y feliz siempre de poder servir a mi Dios.

Sigue leyendo
Anuncio
Haga clic para comentar

¡Recibe más noticias y tips en tu buzón!

Todo acerca de audio, video, iluminación y tecnología para tu iglesia

Tecnoiglesia es tu lugar de recursos donde puedes encontrar la ayuda que necesitas para tu iglesia. Regístrate y recibe GRATIS en tu correo todas nuestras promociones y eventos próximos.

Promesa, no compartiremos tus datos con nadie más

A %d blogueros les gusta esto: