Conectate con nosotros

Redes sociales

No Twittear durante el sermón?

Publicado

el

No Twittear durante el sermón?

Cuando una nueva tecnología explota en la escena, siempre hay un período de tiempo en que la sociedad interactua con las normas que lo rodean. Por ejemplo cuando el teléfono apareció por primera vez la popularidad fue en un crecimiento muy lento hasta que se le tomo en serio.  Alexander Graham Bell sugirió que cuando se contestara el telefono se podria decir “Ahoy!” tambien: “¿Quién anda ahí?” Los que se considera de mala educación o ridículo hoy en día, pero eso es sólo porque la sociedad negoció con el exitoso y ahora común “Hola?” o “Bueno?” Como el saludo preferido. En los próximos años vamos a negociar la forma de educar el uso de un teléfono móvil. Lo que se considera de mala educación hoy en día puede llegar a ser normal, lo que se considera normal puede llegar a ser grosero. No lo sabremos hasta que suceda. Y es bíblico! jajaja

Los dispositivos electrónicos se están convirtiendo rápidamente en la nueva norma en la iglesia. Hace años cuando era niño me decían padres “No lleves tu GameBoy a la Iglesia” y después en la adolescencia “No lleves tu Palm”, por que me imaginaba que ellos pensaban que jugaría u otro cosa. A tan sólo unos años más tarde no es en absoluto inusual para ver todo tipo de iPods, iPhones, iPads o dispositivos móviles. Ahora estos dispositivos se utilizan en lugar de una impresión de la Biblia. Eso no es necesariamente algo bueno o algo malo, es simplemente la realidad. Gracias al paso del tiempo, las Biblias impresas ,es probable que se desvanecen en la historia como las otras cosas impresas (periódico, revistas, recetarios, etc..).

Pero ¿qué pasa con ese mismo dispositivo para cuando puede utilizarse para hacer más que leer la Biblia? ¿Qué pasa si lo usamos más allá que para tomar notas? Y ¿qué pasa con el envío de actualizaciones de Twitter o Facebook durante el sermón o conferencia? Esto es algo que a menudo experimentan en las conferencias o eventos políticos. Mientras que la gente al sentarse y escuchar al orador, escucha frases memorables,  y los envían al mundo a través de las redes sociales.

¿Es una buena idea twittear durante un sermón o conferencia?

Vamos a sacar esto de la siguiente manera: Tweetear o Twittear (como quieran escribirlo,) durante un sermón no es pecado, al menos no en el sentido más estricto. La Biblia no lo prohíbe. Sin embargo, a pesar de que entra en el reino de la libertad cristiana, esto no significa necesariamente que sea conveniente o útil para la vida. De hecho, sólo voy a seguir adelante y poner las cartas sobre la mesa a mi forma de pensar y decir que estoy convencido de que no es sabio ni útil, ni a ti, ni a las personas que te rodean para su vida. Al menos por ahora, me permito sugerir que te abstengas de hacerlo.

Aquí están cinco razones que me vienen en mente:

Tweetear el sermón o predica es tanto para la iglesia mundial y la iglesia local.

Al compartir los aspectos más destacados de la predicación con los demás, están cambiando el enfoque del sermón de la comunidad de la iglesia local y a la comunidad de la iglesia en general. Tu estás tomando lo que es principalmente un asunto en el interior y no lo que es un asunto global. Si creemos que hay algo especial y poderoso acerca de la predicación, también debemos reconocer que este poder y que es principalmente local, destinada sobre todo para influir y afectar a la comunidad de la iglesia local.

Twittear cambia el foco de ti mismo hacia los demás.

Al enviar las actualizaciones a través de las redes sociales, hay veces que pensamos en cómo otras personas necesitan este mensaje más de cómo yo lo necesito. Estamos tratando de aplicar a ellos en vez de a nosotros mismo. Esta es una manera en la que twittear es intrínsecamente diferente de escribir notas en un cuaderno. Tomar notas sobre todo para su propio beneficio y como una forma de ayudar a su memoria. Tu puedes tweetear para el bien de otros.

Tweetar sobre la predica reduce su tweetabilidad.

En Twitter el límite es de 140 caracteres, lo que significa que todo lo que pueda tweetear para los demás es fragmentos de 140 caracteres o menos. El valor de las redes sociales de una predica se reduce a las pocas frases que caben dentro de esa limitación. Nuestras mentes comienzan a buscar estas frases, como si fueran el punto del sermón. Si nos dedicamos a los sermones de Twitter, los ministros podrían comenzar a elaborar sermones con Twitter en la mente.

Tweetear es de dos vías.

Un cuaderno te ha respondido?, creo que nunca te respondería, te ha interrumpido o dejas que te distraiga?. Twitter es bidireccional, de manera que cuando se abre el programa, te bombardea con los mensajes de otras personas. Esto es a lo que quería llegar! Podemos tratar de mantenernos lejos de la distracción, pero es algo absurdo pensar eso. Podemos resistir durante un tiempo, pero con el tiempo vamos a terminar leyendo los tweets de las otras personas.

Tweetear distrae a la gente a tu alrededor.

Una cosa es echar una mirada al de junto y ver que tiene su teléfono en la mano y esta usando la aplicación notas. Es otra cosa completamente distinta de mirar a una persona y ver que se está accediendo a Twitter o Facebook. El día llegará y asi lo pienso, pero creo que las personas que están utilizando sus dispositivos móviles en el servicio de la iglesia, cuando sucede eso nos hace pensar que: “Ese tipo o tipa está enviando una actualización de Twitter”. Ahora que pienso bien, es que a menudo, por muy buena que sea la causa, la realidad es que  lo único que refleja esa acción es que nuestros dispositivos nos controlan a nosotros más de lo que nosotros los controlamos.

Conclusión

Antes de hacer este post, yo no estaba consciente sobre esto, durante los sermones y conferencias yo tambien lo llegue hacer. Sin embargo, ciertamente se ha perdido esa ventaja y si han reconsiderar mi punto de vista sobre el tema.

¿Qué hay de malo en tomar notas durante el sermón y Twitter después? Ahí yo creo es una buena idea para pensar antes de tweetear .

Soy todo tecnología, me encanta la Iglesia y sobre de todo soy alguien que busca de Dios, pero creo que sería conveniente seguir la prudencia en este sentido. Ya que si el uso de las redes sociales fuese totalmente aceptado durante los sermones o conferencias, no habrá vuelta atrás. Vamos a asegurarnos de que estamos mirando a ambos lados antes de pensar en cruzar esta línea.

¿Qué piensas acerca de Twitter (o el uso de otras redes sociales) durante el sermón o predica?

Servidor, seguidor y adorador de Jesús en espíritu, alma y cuerpo. Tecnoiglesiólogo, Geek, músico, Ing. en comunicaciones y electrónica, encargado de la sala (no la de mi casa si no la de la iglesia), webmaster, motivador y feliz siempre de poder servir a mi Dios.

Anuncios
Comentarios

¡Recibe más noticias y tips en tu buzón!

Todo acerca de audio, video, iluminación y tecnología para tu iglesia

Promesa, no compartiremos tus datos con nadie más

A %d blogueros les gusta esto: