Conectate con nosotros

Creativos y Apasionados

Charles y Susannah Spurgeon

Publicado

el

“Poca fe bastará para llevarnos al cielo, mas una gran fe traerá el cielo hasta nosotros.”

Charles Haddon Spurgeon (1834-1892), nació en Kelvedon, Essex, Inglaterra el 19 de Junio de 1834. Tanto su padre como su abuelo fueron pastores, fue criado en un hogar Cristiano, pero fue en Enero de 1850 que se convirtió. Spurgeon predicó su primer sermón en Agosto de ese mismo año. Spurgeon antes de sus 20 años había predicado cerca de 600 veces. Spurgeon típicamente leía 6 libros por semana, y podía recordar lo que había leído y la fuente aún años después.

Cuando adolescente Spurgeon dudaba de Dios y una mañana de Domingo se levantó para ir a su iglesia, pero debido a una tormenta de nieve no pudo llegar a la Iglesia a la cual se dirigía y llegó a esta pequeña Iglesia Metodista. El pastor de la iglesia no llegó al servicio porque estaba enfermo. Entonces uno de los feligreses laicos fue al púlpito y empezó a predicar. Predicó sobre Isaías 45:22, “ Mirad á mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra: porque yo soy Dios, y no hay más.” y luego según las palabras de Spurgeon “El me miró bajo la galería, y me atrevo a decir que siendo pocos los presentes, sabía que yo era un extraño. Fijando sus ojos en mí, como si conociera mi corazón, el dijo, “joven, pareces miserable. Y siempre serás miserable en la vida, y miserable en la muerte. Si no obedeces el texto; pero si lo obedeces ahora, en este momento serás salvo. Joven mira a Cristo Jesús, ¡míralo!, ¡míralo!, ¡míralo! No tienes otra cosa qué hacer sino mirarlo y vivir”. Spurgeon dijo, “Así como con la serpiente de bronce que fue levantada, la gente miraba y era sanada, así fue conmigo”

Tomó poco tiempo para ver el fruto de su Salvación. Spurgeon comenzó a trabajar para el Señor con mucho celo. Empezó a repartir tratados y después empezó a testificar a la gente acerca de Jesús. Luego empezó a enseñar en la Escuela Dominical. Predicó su primer sermón cuando tenía solo 16 años, y la gente se admiraba de que un adolescente predicara con tanto poder la Palabra de Dios. Cuando tenía 17 años, se convirtió en pastor de una pequeña iglesia en el pueblito llamado Waterbeach. Luego cuando tenía 19, llegó a ser pastor de la Capilla de New Park Street, Southwark, Londres. Llegó allí como aspirante en calidad de prueba por tres meses y estuvo allí por el resto de su vida. Londres fue bendecido por sus predicaciones y la gente comenzó a venir de todas partes y muy pronto Spurgeon llegó a ser el pastor del Tabernáculo Metropolitano. En un año 200.000 copias de sus tratados-sermones se distribuían en las universidades de Oxford y Cambridge. Sus sermones se tradujeron a veinte idiomas. Los periódicos americanos imprimían sus sermones cada semana y le llamaban el predicador de la era. A través del tiempo Spurgeon publicó 3.561 sermones.

El púlpito de la iglesia de New Park Street y del Tabernáculo Metropolitano donde predicó Spurgeon, coleccionaron sus sermones. Las series de Spurgeon se mantiene como el más grande conjunto de libros escritos por un solo autor en la historia del Cristianismo. La biblioteca pesonal de Spurgeon contenía 12.000 volúmenes. Spurgeon miraba su trabajo como ministro como un reformador porque trabajajaba tratando de hacer que la gente volviera a las antiguas verdades de las cuales se habían apartado.

La teología de Spurgeon estaba centrada en Dios, centrada en Cristo. Su amor por el Señor se manifestaba en sus predicaciones, tenía un gran amor por las almas del mundo. Los Cristianos se alimentaban y los pecadores necesitados eran confortados bajo su ministerio, pero sobre todo los pecadores eran llamados a venir a Cristo. En uno de sus primeros sermones el terminó diciendo lo siguiente: “El que creyere y fuere bautizado será salvo, mas el que no creyere será condenado, pecador fatigado, pecador rumbo al infierno, aquellos que están bajo el yugo del diablo, reprobados, rameras, ladrones, adúlteros, fornicarios, borrachos, blasfemos! Hablo a ustedes como a todos. No hago excepción de hombres. Dios no ha hecho excepciones aquí. Todo el que crea en el nombre de Jesucristo será salvo. El pecado no es barrera, la culpabilidad no es obstáculo. Todo aquel, aunque sea tan oscuro como Satán, y tan culpable como un demonio – todo aquel que esta noche crea, será perdonado de sus pecados, sus iniquidades serán borradas; será salvo en el Señor Jesucristo, y estará en el cielo salvo y seguro. Este es el glorioso evangelio. Dios te lleva al hogar y te da fe en Jesús”  También dijo de una manera fuerte:

 “Hay suficiente polvo en algunas de vuestras Biblias que podeis escribir con vuestros dedos sobre ella la palabra: condenación”

Luego un santuario más grande se construyó y fue llamado el Tabernáculo Metropolitano. Lo siguiente es una porción de su primer sermón en el nuevo santuario en Marzo, 31 de 1861:

“Que envíe Dios el fuego de Su Espíritu aquí, para que el ministro esté más y más apegado de su Maestro. Vendréis a pensar cada vez menos con respecto al que habla y más con respecto a la verdad que se expone… Veremos entonces que esta iglesia se convierte en dos…, tres, y cuatro mil fuertes iglesias. Tendremos el salón de lectura bajo esta plataforma lleno en cada reunión de oración, y veremos en este lugar jóvenes consagrándose al Señor, se levantarán ministros, se levantarán y llevarán este fuego a otras partes del planeta… Si Dios nos bendice, seremos de bendición para otras multitudes. Al enviar Dios su fuego, los pecadores más perdidos de este vecindario se convertirán a Dios, los borrachos dejarán sus copas, el blasfemo se arrepentirá de su blasfemia, el lascivo dejará su lujuria – Los huesos secos se levantarán y serán revestidos con frescura. Y corazones de piedra se volverán de carne…

Spurgeon era un hombre de oración, que vivía en su espíritu en comunión con Dios. Según el Doctor Wayland Hoyt un americano: “Yo estaba caminando con el (con Spurgeon) en el bosque, y cuando llegamos a cierto lugar simplemente dijo, venga arrodillémonos junto a esta cabaña y oremos, y así elevó su alma a Dios en la más reverente y amorosa oración que he oido”. Orar era tan natural para él como respirar. También, según el Dr. Theodore Cuyler, mientras caminando por el bosque tuvieron un tiempo de humorismo, Spurgeon paró de repente y dijo, “Venga Theodore, agradezcamos a Dios por la risa” y allí mismo oró.

Spurgeon era un hombre muy humilde, a pesar de que miles de personas iban a escucharlo, nunca tomó la gloria para sí mismo, porque se veía a sí mismo como nada y daba toda la gloria a Dios. Spurgeon dijo: “Siempre estoy inclinado a tomar la habitación más baja en la casa de mi Padre, cuando entre al Cielo, será para estar entre el más pequeño entre los pequeños de los santos, y con el más pecador de los pecadores”

Por muchos años fue afectado por una agonía física severa pues sufría de gota, además su esposa fue semi-inválida toda la vida, sin embargo fue siempre su secretaria personal y fue la que continuó el trabajo de publicación de sus escritos aun después de la muerte de él. Muchas veces estuvo con gran dolor mientras predicaba. El sabia lo que era sufrir, y su ministerio fue atacado por oponentes.

La Señora Spurgeon y los doctores sabían que pronto se iría. Cayó en completa inconciencia desde el 28 de Enero hasta la tarde del 31 de Enero de 1892, cuando entró por la puerta celestial para estar con su Padre a la edad de 58 años.

Los mensajes de Spurgeon eran completamente evangelísticos. En uno de sus sermones suplicaba a los pecadores:

“ Pecadores, confiad en Jesús; y si perecéis confiando en Jesús, yo pereceré con vosotros. Tendré mi cama en el infierno a la par de vosotros, pecadores, si fuera posible que perezcais habiendo confiado en Cristo, y allí estaréis, y me azotaréis por toda la eternidad por haberos hecho confiar en una falsedad. Esto haced si pereciéramos. Pero eso nunca podrá ser; aquellos que confían en Jesús, no perecerán, ni nadie los podrá arrebatar de su mano. Venid a Jesús, El no os rechazará jamás.

Susannah Spurgeonhttps://i1.wp.com/spurgeon.webcindario.com/AlbumdeFotos/photos/photo9.jpg?w=740
1832 – 1892

Mientras Spurgeon Susannah siempre será recordada como la esposa fiel y alentador de la gran predicador Charles Haddon Spurgeon, ella merece un reconocimiento por derecho propio por la Iglesia Cristiana en el marco de su fondo para el suministro de libros de teología a los clérigos y ministros demasiado pobres para comprar . La importancia de esta obra cristiana no debe ser pasado por alto o subestimada. En el.momento en el que vivía la señora Spurgeon, muchos ministros que viven en Inglaterra se da como un salario pobre que apenas podía alimentar a sus familias, por no hablar de comprar libros para ayudarles a crecer espiritualmente y mejorar sus ministerios. De hecho, cuando el Fondo de Reserva se inició, se descubrió que muchos ministros no había sido
capaz de comprar un libro nuevo por diez años!

Susannah Thompson  nacio el 15 de enero de 1832 en los suburbios del sur de la ciudad de Londres. Se crió en un hogar piadoso y tenía amigos cristianos fervientes, como ella creció y ella se convirtió al cristianismo cuando era joven. Pero desde entonces, en aquellos días, no había muchas organizaciones o iglesias que animó a los creyentes jóvenes a seguir el servicio cristiano, y, o profundizar en el conocimiento de Dios, había una frialdad y la indiferencia común a la juventud de ese día, Susana incluido.

En 1852, Susana vio por primera vez el hombre que se convertiría en su amado esposo. Él era un simple joven de 19 años y se había
pedido a predicar en la famosa Capilla de Park Street en Londres y ante la insistencia de sus amigos que asistieron al servicio. Llegados
a este punto en su vida, Susana se había vuelto tan espiritualmente frío que ella no entendía la predicación del Evangelio clara de este
joven y ella no estaba impresionado con su predicación.

Cuando C.H. Spurgeon finalmente aceptó el pastorado de la Capilla New Park Street, la señorita Thompson a menudo lo vi en la casa de su querido señor Olney amigos y la señora que eran miembros de la iglesia. A pesar de que veíamos a menudo, ni señor o la señora
Spurgeon recuerda su primera introducción. Parece que no pasó mucho tiempo para Susannah a superar sus prejuicios respecto a Carlos como un predicador y pronto se dio cuenta de su vida cristiana estaba muy lejos de lo que debería ser. El Sr. Spurgeon pronto oyó el deseo de Susannah para mejorar su vida cristiana y se entregó a ella y copia ilustrada de “El Progreso del Peregrino” para ayudarla a lo largo de ese camino. Ella estaba muy impresionado por su preocupación por ella y desde ese momento su amistad creció y no pasó mucho tiempo que se convirtió en amor. Carlos y Susana se casaron el 8 de enero de 1856.

El 20 de septiembre de 1856, Susana dio a luz a un conjunto de dos niños gemelos en su casa de Nueva Kent Road. Ella se mantuvo débil durante algún tiempo después del nacimiento de sus hijos y, aunque finalmente se recuperó, ella nunca ganó de nuevo la salud completa y robusta. Gran parte de la vida Susannah se pasó sufriendo de dolencias físicamente que la mantuvieron en cama durante largos períodos de tiempo.

Aunque débil y enfermo la mayor parte de su vida adulta, Susannah era un entrenador fiel de sus dos hijos en la doctrina cristiana y
tuvo la alegría de ver a los dos a ser cristianos en una edad temprana. Cuando se convirtieron en hombres adultos, tanto de sus
hijos reconoció públicamente lo mucho que la influencia del ejemplo de su madre y la enseñanza juega un papel importante en su conversión.

Charles Spurgeon fue un escritor prolífico y tuvo la mayor parte de sus sermones publicados. En el verano de 1875 se completó el primer volumen de “Conferencias a mis alumnos” y dio a su esposa, una copia de prueba del libro, pidiendo su opinión. Ella le dijo a su marido que deseaba poder colocar ese volumen en las manos de cada ministro en Inglaterra. Para que su marido respondió: “¿por qué no lo hacen: ¿cuánto le darán?”

Susana no estaba preparado para su pregunta, pero la desafió a ver si podía ahorrarse el dinero de su cuenta personal de limpieza o
para cumplir su deseo. En ese momento se acordó de algo de dinero que ella había guardado cada vez que tenía algo extra. Ella fue a su
habitación y nos dieron el dinero y cuando se contaba se dio cuenta de que tenía suficiente dinero para pagar por un centenar de ejemplares de la obra. Fue en ese instante en que el Fondo de Reserva nació.

La próxima edición de “La espada y el palustre”, una revista que era una revista impresa por su marido, que figura un anuncio de la
intención de la señora de Spurgeon de dar a los libros y la invitación a los pobres pastores bautistas para solicitar el libro. Las
aplicaciones demostraron ser más numerosos que se prevé que la distribución y en principio se hizo entrega de dos centenares de
ejemplares en lugar de los cien que había propuesto inicialmente. En la edición siguiente de su publicación, Carlos habló de los muchos
ministros que desean nuevos libros para aumentar sus conocimientos y mejorar sus ministerios y del Fondo de Reserva que Susannah creada para satisfacer estas necesidades. El dinero empezó a llegar para financiar el Fondo de Reserva para que los libros podían ser
proporcionada a los ministros necesitados.

Susana continuó la labor del Fondo de Reserva para el resto de su vida. Sus últimos pensamientos antes de su muerte fueron para el Fondo de Reserva, y por los ministros de pobres que se beneficiaron de su ayuda. En su testamento dejó una suma de dinero por la asistencia de la obra.

Además del apoyo que dio a su esposo en su ministerio, el tiempo que pasó de sensibilización y capacitación a sus hijos, y el trabajo
que ella hizo con el Fondo de Reserva, Susannah Spurgeon dio una buena cantidad de tiempo a la literatura. Su obra más preciada era “C.H. Autobiografía de Spurgeon, compilado a partir de su diario, cartas y registros “. Como escritor, Susana tenía un don literario poco común. Escribió varios libros en su vida como “Diez años de mi vida en el Servicio del Fondo de Reserva”, “Diez años después”, y varios libros de devoción.

 

Comentarios

SUSCRÍBETE Y RECIBE

En Tecnoiglesia.com respetamos tu privacidad. No compartiremos tu correo con nadie más y enviaremos solo noticias y ofertas que sabemos te interesarán.

NOTICIAS Y OFERTAS

¡Muchas Gracias!

¡Recibe más noticias y tips en tu buzón!

Todo acerca de audio, video, iluminación y tecnología para tu iglesia

Promesa, no compartiremos tus datos con nadie más

A %d blogueros les gusta esto: