Conectate con nosotros

Inspiración

El servicio en la Iglesia es ¿por amor u obligación?

Publicado

el

El servicio en la Iglesia sin duda es un gran privilegio, no importa en que posición nos encontremos, ya que todo lo que hacemos, por muy pequeño que parezca, te aseguro que para Dios no lo es, pues lo que tu aportas es pieza fundamental para el buen funcionamiento del cuerpo de Cristo.

Cuando llegamos a la iglesia para comenzar a congregarnos, en la mayoría de las ocasiones nuestro deseo por servir es tan grande que se siente como una llama encendida en nuestro corazón.

Lamentablemente con el paso del tiempo los deberes diarios (en algunos casos) o dominicales, el servicio en la iglesia comienza a hacerse  mecánicamente, y lo que al principio se hacía con amor, se transforma en una simple obligación, y es aquí cuando se empieza a perder el propósito y el celo por ayudar.

En nuestra vida como siervos de Cristo debe haber una congruencia entre lo que se dice y se vive, entre lo que se dice ser y lo que realmente es, debemos cuidar nuestra conducta al fin de que las personas al verlo se sientan atraídos a través de nosotros a Cristo.

El servicio en la iglesia es muy importante para tu crecimiento espiritual, no lo menosprecies, pues no sólo se aprende a servir, sino también se aprende obediencia la cual le agrada a Dios y esto te llevará a una preparación tal, que todo lo que hagas en tu vida cristiana, tanto dentro como fuera de la iglesia será de bendición no sólo para ti, sino también para otros, edificando no sólo tu vida sino la de los que te ven a diario.

Debo decirte que lo que yo he aprendido en la iglesia con el servicio, por pequeño o grande que haya sido, ha dado fruto en todas las áreas de mi vida y allá afuera en el mundo. De pronto lo comencé a notar en mi trabajo y hasta en mis relaciones personales y familiares.

En tu servicio a Dios es muy importante la paciencia y el esfuerzo por hacer las cosas con calidad, haciéndolo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, Efesios 6:7

Dios no se queda con nada y él ve tu corazón, él es galardonador de los que le buscan. Sirve a Dios por amor, por lo que él es, no por lo que pueda darte, porque cuando tu servicio sea genuino, no perdiendo la pasión ni el enfoque de las cosas, entonces tu recompensa vendrá y con ella un anhelo más grande por servirle e ir más allá con él.

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres Colosenses 3:23. Poniendo la mirada en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

Tecnoiglesióloga especializada en el amor por el arte, la lectura y por supuesto escribir, el cual es mi mejor modo de expresión. Me gusta viajar y conocer gente de la cual pueda aprender. Soy amiga del Espíritu Santo, hallada por Dios y aprendiz de Jesús y la más enamorada de Él.

Anuncios
Comentarios

¡Recibe más noticias y tips en tu buzón!

Todo acerca de audio, video, iluminación y tecnología para tu iglesia

Promesa, no compartiremos tus datos con nadie más

A %d blogueros les gusta esto: