Conectate con nosotros

Destacados

4 Actitudes nocivas que echan a perder un equipo de alabanza

Publicado

el

Los mejores equipos de alabanza no necesitan tener el mejor talento musical o vocal. Pero, sin duda, es necesario tener sanas relaciones con los miembros del equipo.

Los grupos de alabanza ungidos casi siempre son formados por personas que realmente se estiman entre sí, se miran a sí mismos de manera positiva, se animan unos a otros, y se tratan entre sí de una manera justa y respetuosa. No es demasiado difícil de entender ya que es debido a que ellos saben que ante los ojos de Dios, es maravilloso y hermoso como lo menciona Dios en su palabra en Salmo 133: 1,2:

” Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía” 2. “Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba, La barba de Aarón, Y baja hasta el borde de sus vestiduras”.

De hecho, Dios ama tanto a su pueblo que habita en armonía que El activa a lo que llamo “Los comandos de la bendición” como lo menciona en Salmo 133: 3:

”Como el rocío de Hermón, Que desciende sobre los montes de Sion; Porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna”

Una de las mejores cosas que podemos hacer como grupo de alabanza, cuando hay luchas por llevarse bien con los demás es revisar nuestra actitudes la mayor parte del tiempo, que es donde radica el reto!.

Así que echemos un vistazo a algunas de las actitudes que tenemos que estar evitando para así poder construir y mantener un excelente equipo de alabanza y adoración:

Yo soy el mejor

Musicalmente, tal vez eso es cierto en cualquier equipo, algunos músicos, por supuesto, poseen mayores habilidades que otros. Pero, esa no es razón para decirlo todo el tiempo evita el decir “Yo soy mejor que tú” cuida esa actitud.

Por supuesto no necesitas limitarte a tus habilidades musicales, exprésalos en todo su esplendor pero con una actitud humilde para el Señor.

También podemos expresar cosas como “Yo oro por más tiempo, así que soy más espiritual”, “Puedo citar más versículos de la biblia, así que soy más santo”, “Yo soy un líder de alabanza de tiempo completo, tu no lo eres, así que estoy más ungido “, y así sucesivamente..

Recuerda la parábola del fariseo y el publicano en Lucas 18:9-14:

A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola:

10 Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano.

11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano;

12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.

13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.

14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.

A veces tendemos a ser como ese fariseo insultando a otros, y elevarnos a nosotros mismos.  Definitivamente Dios reprueba el orgullo y la exaltación a sí misma.

Tienes que cambiar

Recuerdas esos momentos en los que hemos escuchado alguna predicación y nos vienen pensamientos en nuestra cabeza como:

“Espero que _______ (insertar el nombre del miembro del equipo de alabanza) está escuchando este punto importante del sermón y entiende que es para él / ella!”

Nos encanta ver a otros a cambiar, pero no podemos vernos con tanta facilidad cuando necesitamos cambiar nosotros mismos.

“Se aplica a los otros, no yo” esta es una actitud que de ninguna manera ayuda al equipo de alabanza. Muchas veces, nosotros tenemos que ser el cambio para lograr la transformación de nuestro ministerio.

Yo nunca me equivoco

Es imposible que alguien pueda estar en lo cierto… todo el tiempo! Aunque sabemos que nadie es perfecto, nos resulta tan difícil de reconocer a los demás cuando estamos equivocados, ¿no?

Pero ¿adivinen qué?, en cualquier equipo en donde comandan con el respeto, son los que están dispuestos a admitir cuando están  mal y piden perdón.

Yo no te necesito

“Imaginate un enorme ojo o una mano gigantesca no serían un cuerpo, sino un monstruo. Lo que tenemos es un cuerpo con muchas partes, cada uno de su tamaño adecuado y en el lugar adecuado. Ninguna parte es importante por sí misma. ¿Puede usted imaginar los ojos diciendo a la mano, “pierdete, yo no te necesito”? .

En 1 de Corintios 12: 21-24 dice:

21 Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros.

22 Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios;

23 y a aquellos del cuerpo que nos parecen menos dignos, a éstos vestimos más dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, se tratan con más decoro.

24 Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba,

No necesito decir más, este es un brillante versículo de la Biblia para aplicar en nuestro grupo de alabanza. Vamos a recordar que ninguno de nosotros tiene el derecho de decir a una persona de nuestro equipo que él o ella no es necesaria esto es probablemente una de las peores actitudes que podemos llevar y cargar de una manera muy pesada en el equipo.

Así que dejemos de quejárnos de que nuestro guitarrista que no es como Lincoln Brewster; o nuestro batería no es como Carl Albrecht. En su lugar, vamos a aspirar a la alegría con los que hemos sido bendecidos, y con alegría esperar a crecer juntos en unidad y armonía.

Cuando hay respeto mutuo y unión dentro del equipo de alabanza, la recompensa es para todos, incluyendo a la iglesia ya que es multidimensional, vamos a ser muy capaces de sintonizar con el corazón de Dios; nuestros ensayos serán agradables y muy productivos; nuestro ministerio será bendecido; nuestra congregación se conectara mejor a través de nuestra autenticidad; nuestras relaciones serán más profundas y de otro nivel conociendo a colegas del ministerio; y mucho más.

“Madre Teresa dijo una vez que una familia que ora unida, permanece unida” no es diferente para un grupo de alabanza, adoremos y oremos juntos  estando en armonía, y edificando así el cuerpo de Cristo.

Autor: Gangai Victor.
Fuente: votivepraise.com

Suscríbete a nuestro boletín
Y recibe información de eventos, ofertas, promociones y noticias directamente en tu bandeja de correo electrónico.
Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos con nadie más.

Tecnoiglesióloga y Entusiasta de usar la Tecnología para dar a conocer el Evangelio del Único Dios Jesucristo. Esposa de Pedro Abiú, Mamá de Samuel y Daniel.

Comentarios

SUSCRÍBETE Y RECIBE

En Tecnoiglesia.com respetamos tu privacidad. No compartiremos tu correo con nadie más y enviaremos solo noticias y ofertas que sabemos te interesarán.

NOTICIAS Y OFERTAS

¡Muchas Gracias!

¡Recibe más noticias y tips en tu buzón!

Todo acerca de audio, video, iluminación y tecnología para tu iglesia

Promesa, no compartiremos tus datos con nadie más

A %d blogueros les gusta esto: