Conectate con nosotros

Audio

La tecnología en la música.

Publicado

el

La tecnología aplicada en la música, ha sido una herramienta fundamental para todos los adoradores y grupos de alabanza en las iglesias de las naciones. Incluso, esta misma herramienta, ha llegado a las pantallas grandes, siendo utilizada para las bandas sonoras de las películas cristianas, y por supuesto, como todos ya conocemos, en las seculares.

A lo largo del tiempo con el desarrollo de los medios tecnológicos los recursos de que dispone un compositor han ido aumentando. En 1909, Luigi Russolo en su “Manifiesto Futurista” habla de combinar sonidos procedentes de máquinas y no de instrumentos musicales tradicionales y combinar esos sonidos con un criterio artístico o basándose en la imaginación del creador.

Corrientes musicales vanguardistas como la música electrónica y la música electroacústica entre otras, hacen uso de la tecnología del momento en sus procesos creativos.

Uno de los debates que surgen con la incorporación de la tecnología en la creación musical es ¿cómo quedan definitivamente las figuras del compositor e intérprete?

La obra del músico plasmada en la partitura, no es ningún objeto sonoro, el intérprete debe llevarlo a una segunda fase, así, tiene la posibilidad de realizar múltiples cambios. El intérprete, tiene como responsabilidad mantener el espíritu de la obra fiel al original, ya que la tarea del intérprete es ejecutar la obra anotada en la partitura.

Con la aparición de la música elaborada con dispositivos electrónicos la duda queda resuelta: las figuras de compositor e intérprete se funden en una sola. Ya no existe como en siglos anteriores un creador musical y bien diferenciado de él un ejecutante que transforma en sonidos todo aquello que el compositor plasma en un pentagrama.

La tecnología ahora juega un papel fundamental. Uno de los principales avances tecnológicos de los que se “sirvió” la música para mejorar el almacenamiento y posterior reproducción en soportes físicos como el CD, minidisc etc., fue la grabación digital que elimina cualquier ruido o sonido adicional a la propia música como la aguja tocando el disco o el cabezal de la cinta tocando la cinta grabadora. Así, el sonido obtenido mediante un registro digital es idéntico al original.

La tecnología musical no exige nada a la música, simplemente se pone a su servicio para facilitar procedimientos que a la propia música le interesan, como su distribución entre el público, que pueda ser “guardada” en soportes en que no pierda calidad, que su reproducción sea fiel reflejo del sonido original etc., mientras que la tecnología aplicada al proceso creativo de una obra pueda incorporar elementos novedosos frente a los sonidos de los instrumentos tradicionales.

Puedes encontrar la mejor y más reciente tecnología para tu alabanza y todos tus proyectos musicales en el ministerio en Tecnoiglesiastore.com

output_EvVeQH

Tecnoiglesióloga especializada en el amor por el arte, la lectura y por supuesto escribir, el cual es mi mejor modo de expresión. Me gusta viajar y conocer gente de la cual pueda aprender. Soy amiga del Espíritu Santo, hallada por Dios y aprendiz de Jesús y la más enamorada de Él.

Anuncios
Comentarios

¡Recibe más noticias y tips en tu buzón!

Todo acerca de audio, video, iluminación y tecnología para tu iglesia

Promesa, no compartiremos tus datos con nadie más

A %d blogueros les gusta esto: