Conectate con nosotros

Audio

Encontrando el volumen perfecto: Como medir el sonido

Publicado

el

El volumen perfecto para una reunión en la iglesia no solo se encuentra en un número dando un valor a los SPL. SPL se extrae del concepto en inglés Sound Pressure Level, o Nivel de Presión Sonora, y es una medida de la intensidad acústica. O dicho de otro modo, la intensidad de un sonido depende de la presión del aire que crea la onda sonora.

Ahora bien, siempre sucede que unos dicen en la iglesia durante el tiempo de alabanza que esta perfecto el volumen, hay otros que piensan que es demasiado fuerte y otros que esta demasiado suave.

En mi publicación anterior hablé qué tan fuerte es demasiado fuerte. Así que ahora seguiré con esta serie de publicaciones sobre el volumen perfecto.

Leer publicación: ¿Qué tan fuerte es demasiado fuerte el volumen en la iglesia?

Entonces ¿Quien está en lo correcto? En esta serie de publicaciones te voy a ayudar a encontrar el volumen perfecto para la congregación donde tú sirves e implementes un proceso, para los demás que están contigo sirviendo en el área de audio y está se convierta en una constante servicio a servicio.

Así que seguiremos en el tema de encontrar el volumen perfecto, y hoy toca hablar de como medir el sonido.

Medidores de sonido y su operación

Los medidores de sonido se llaman medidores SPL, algunos les llaman decibelometros, pero en este caso lo que se mide aquí es la presión sonora. Es importante saber, que cuando el sonido entra al oído, no detecta el volumen, mas bien, detectamos la presión en el aíre creada por las ondas de sonido. Y cuando está presión es lo suficiente fuerte, la sentimos, como un gran trueno o bajo estremecedor.

Los medidores de SPL son geniales, pero no todos son iguales. Hay algunas diferencias en sus características.

  1. Conjunto de características.

Todos los medidores ofrecen funcionalidad básica, pero hay algunos que te permiten hasta rastrear y registrar el promedio durante un periodo de tiempo. Sinceramente esas funciones extras las utilizo poco, excepto cuando quiero tener un promedio del sonido para mis datos personales.

  1. Tipo de medidor.

Hay diferente tipos de medidores, que son directamente proporcionales a la calidad. Diciéndolo de una mejor manera, comparando las apps de mediciones en nuestros smartphones a un verdadero medidor con un hardware creado para eso, este último será más preciso. Las apps de los smartphones suelen estar limitadas a 100, 110 o 120 dB y dependen del micrófono del mismo, a menos que compres un micrófono de medición para tu smartphone. La pregunta es ¿Por qué no inviertes en un medidor real?

Principalmente, en mi caso yo utilizó un medidor basado en hardware, pero en ocasiones utilizo la app que les comenté en mi publicación anterior, mi recomendación es utilizar un medidor cuando necesites medir la presión sonora en la “sala” de la iglesia, como este:

Galaxy CM140 SPL

Galaxy CM140 SPL

Tengamos en cuenta que medimos presión sonora en dB, para facilitarnos utilizaremos el término genérico “volumen” de aquí en adelante.

Apps para medir el sonido

Aunque prefiero un medidor profesional, a veces no es posible utilizarlo y tenemos que recurrir a lo que tengamos a la mano, para estos casos recomiendo esta app y micrófono de medición. Recomiendo estos:


Decibel Meter Pro

iMM-6 Micrófono de medición adquiérelo aquí en tecnoiglesiastore.com

Como medir el sonido.

En un medidor de sonido se nos revela datos como el peso y la velocidad del sonido. Estos datos son muy importantes en la medición de SPL.

Peso

El Peso o Ponderación es el valor de la propagación de la onda sonora. Hay varios tipos de ponderación, en este post nos enfocaremos en A y C.

 Hay dos tipos de ponderaciones comunes en el audio en vivo, la ponderación A y la ponderación C. La diferencia es que una mide el sonido como los humanos lo oyen y la otra con diferentes aplicaciones en el campo acústico.

Aquí me enfocaré un poco a la física, por qué nuestros oídos interpretan los volumen de frecuencias de manera diferente. En la tabla que les dejó abajo, las curva isofónicas (sonoridad) muestra cómo se difiere la frecuencia con el volumen. A medida que las frecuencias disminuyen (hacia la izquierda) y aumentan (hacia la derecha), los volúmenes comienzan a aumentar, por lo que percibiremos que tienen el mismo nivel de sonido. Por ejemplo, un sonido a 1000 Hz a 80 dB SPL parecer sonar tan fuerte como un sonido de 100 Hz a 90 dB SPL.

Las mediciones en ponderación A suenan como si fueran escuchadas por el oído humano. Esta ponderación reduce el volumen de frecuencias por debajo de los 600 Hz. No es mucho, pero cuando llega a los 200 Hz, hay una reducción o sea un corte de 10 dB. Lo mismo sucede cuando se llega a 5 kHz y 20 kHz con el corte de 10 dB.

Digamos que un grupo de alabanza contemporánea está tocando a 90 dBA (observa la “A” al final). La ponderación C reduce los máximos al igual que la ponderación A, pero no reduce los volúmenes de frecuencias bajas hasta estar debajo de 40 dB. Por lo tanto, ese mismo grupo de alabanza midiéndolo en la ponderación C seria de 96 dBC. En la siguiente imagen verán las diferencias de las ponderaciones.

Además de las ponderaciones A y C, existen otras, pero no son apropiadas para la medición de audio en vivo con música.

¿Que ponderación es la más usada? He escuchado argumentos de ambos lados muy razonables. Pero sinceramente es importante que elijas una. Mucho de lo que estamos haciendo aquí es comparar números dentro de tu propia iglesia. Por ejemplo, el volumen que funciona para la iglesia donde yo me congrego, no significa que vaya a funcionar en la tuya. Esto se debe a varios factores.

Personalmente, uso la ponderación A. Creo que es la que sé adecua más a mis necesidades.

Velocidad.

¿Con qué frecuencia se deben tomar mediciones? Aquí debemos tener mucho cuidado antes de responder. Recordemos que estamos en una combinación de instrumentos y voces dándonos un sonido combinado, hay picos de volumen  que ocurren, desde el sonido del bombo hasta la nota más aguda del piano. Ver una medición constante nos volvería loco porque no mostraría un promedio real. Así que nos deja dos opciones de medición: rápido y lento.

Rápido es de 125 milisegundos. Un poco más lento que la constante que nos dice la física, pero aún así va a recoger muchos picos.

Lento es 1000 ms (1 Segundo) y el método preferido. ¿Puede pasar mucho en un segundo? Si, sin embargo, para obtener un promedio verdadero, es la mejor velocidad.

Notación.

Anota las mediciones usando la fórmula:

Número de dB [Peso] (velocidad)
Por ejemplo, 90 dBA (lento)

Máximo contra picos.

Algunos medidores permiten rastrear un volumen máximo y un volumen pico. Para grabar niveles de sonido promedio, utiliza el valor máximo. El valor pico podría ser significativamente mayor porque no toma en consideración el factor de tiempo. Es posible que se vea un valor máximo de 90 dB y un valor máximo de 96 dB. En ese caso nuestro promedio sería de 90 dB.

Bueno, espero que en esta publicación haberte proporcionado una idea acerca de lo que significa medir el volumen. Se que es un tema complicado, pero es importante y que debe abordarse, por eso mantente pendiente a esta serie de publicaciones llamada “Encontrando el volumen perfecto”.

Pero sobre todo, confía en tus oídos. Si crees que tienes un buen volumen ve cómo está reaccionado la congregación, si está adorando, esa es la señal que estamos realizando nuestro servicio y volumen de manera correcta.

Recuerda escribir un comentario de cómo enfrentas esta situación, etiquetar a tus amigos de servicio y compartirlo en tus redes sociales.

Servidor, seguidor y adorador de Jesús en espíritu, alma y cuerpo. Tecnoiglesiólogo, Geek, músico, Ing. en comunicaciones y electrónica, encargado de la sala (no la de mi casa si no la de la iglesia), webmaster, motivador y feliz siempre de poder servir a mi Dios.

Anuncios
Comentarios

¡Recibe más noticias y tips en tu buzón!

Todo acerca de audio, video, iluminación y tecnología para tu iglesia

Promesa, no compartiremos tus datos con nadie más

A %d blogueros les gusta esto: