Conectate con nosotros

Audio

Encontrando el volumen perfecto: Niveles Correctos

Publicado

el

¡Hola Tecnos! Vamos a continuar con esta serie de artículos llamada “Encontrando el Volumen Perfecto

En mi publicación anterior hablé sobre el lugar de reunión donde nos congregamos; si es una bodega, auditorio, salón, analizamos su forma física, en qué nos beneficia o afecta, cómo utilizar el ruido rosa, cómo afecta el ruido ambiental, hablamos del volumen máximo que las bocinas nos pueden dar y analizamos el rango dinámico.

Encontrando el volumen perfecto: El lugar de reunión – Leer publicación.

Entonces hoy les hablaré acerca de cuál es el volumen correcto.

Antes de comenzar, te comparto unas frases que plasman cómo describe la gente el volumen correcto:

* Me encanta escuchar música en mi coche estruendosamente, pero me gusta que la música de la iglesia sea suave.
* ¡Lo más fuerte que se pueda!
* Lo suficientemente fuerte para que NO PUEDA oírme cantar.
* Lo suficientemente fuerte para que PUEDA oírme cantar.

Encontrando el volumen correcto en el tiempo de alabanza y adoración en tu iglesia.

No significa que sea perfecto para todas las iglesias, sin embargo, debemos entender que cada persona tiene sus propias preferencias, por lo que estamos buscando el volumen que le convenga a la mayoría de las personas.

El volumen correcto tampoco es el que funcionó en la iglesia que asistías antes o al congreso al que fuiste, porque es muy fácil escuchar cierto volumen y acostumbrarse a él, pensando así que ese es el correcto.

Por ejemplo, cuando comencé a mezclar continuamente en mi iglesia local, después de mis primeros servicios, los comentarios que me hacían al respecto eran que las mezclas que hacía eran sólidas pero no eran lo suficientemente fuertes. Entonces elevé el volumen y al instante descubrí que “Sonó realmente mejor”. Es decir, encontré el volumen correcto en el lugar donde nos estábamos reuniendo.

El volumen correcto es el que permite que la congregación participe en la alabanza, la adoración y la prédica. Esto hace que se escuchen bien todas las palabras y notas musicales, no importando el orador o el grupo de alabanza plenamente. Tengamos en cuenta que hay tres cosas diferentes, cada una requiere un volumen apropiado. Sin embargo; esto no significa que al momento de configurar los volúmenes de los canales al comienzo de la reunión, no pueda volver a tocarlos.

Durante la prédica, les puedo asegurar que el nivel de volumen del pastor cambiará.
Es probable que disminuya después de cierto tiempo o que suene bastante fuerte de repente debido a que está metiendo intensidad al mensaje. Tengamos en mente que la mezcla es un proceso activo y si bien puede haber niveles establecidos para un canal, también es posible que se necesiten cambiar, así que no lo olvides.

En esta serie de publicaciones, te estoy dando las herramientas correctas para encontrar los mejores rangos de volumen, pero igual tú tendrás que escuchar y estar pendiente durante todo el servicio en caso de que sea necesario realizar un cambio.

Cómo encontrar el rango de volumen correcto para el lugar de reunión.

El volumen del lugar de reunión se basa en tres cosas:

1. Seguridad auditiva.
2. El deseo del líder de alabanza, pastor o líderes de la iglesia.
3. La respuesta de la congregación.

Antes de analizar el proceso para encontrar el volumen correcto, debemos tener en cuenta que tal vez ya lo hayas descubierto, pero simplemente no lo sabes, por eso siempre es bueno verificarlo. Después de todo, va a estar bien, pero podemos hacerlo mejor. ¡Empecemos!

Seguridad auditiva.

Proporcionar un nivel de volumen seguro es para que no perdamaos audición permanente o temporal. Esto significa que no debes mezclar fuerte, es decir, no debes esperar que te vibren los dientes o que el sonido te despeine.

Un problema con la mezcla ruidosa es que en ocasiones las personas mencionan las tablas de seguridad de la OMS (Organización Mundial de la Salud), lo cual es un medio para decir “estás demasiado fuerte”. La tabla que está abajo enumera los límites para los niveles de sonido en un periodo de tiempo. Revisa la tabla y luego continúa leyendo para que veamos lo que descubrí respecto a cómo aplica la situación en la alabanza y adoración.

El problema con el uso de las tablas de las OMS para comparar las producciones de audio en vivo es que ellos se basan en un ruido constante, como en una construcción de una obra con maquinaria pesada. Por ejemplo, en la gráfica muestra un límite de 2 horas para 100 dBA, aquí están hablando de un ruido constante durante dos horas. La alabanza y adoración o un concierto no están diseñados o pensados para estar 2 horas constantes a ese nivel, ¿por qué? porque no van a estar todo el tiempo fuerte, porque tienen matices, inicio y finalización de cada canción o sección musical, incluyendo el tiempo de predicación. Por lo tanto, no debes preocuparte demasiado por la tabla. El sentido común debe decirte cuando está demasiado fuerte. Y si no estás seguro, pon mucha atención en los siguientes puntos.

El deseo de los Líderes de la iglesia.

Ésta área es una área muy difícil. Hay momentos en qué el liderazgo tiene un concepto sobre el volumen incorrecto. Estoy hablando de casos en los que están equivocados. Por ejemplo, una vez que visite una iglesia, me platicó el encargado de sonido que el liderazgo de la iglesia le dijo que debía subir el volumen porque entre más volumen haya, equivale a una mejor experiencia en la adoración.

Por ejemplo, si en esta iglesia donde se exige un cierto nivel de decibeles y equivale a demasiado ruido para la congregación, el grupo de alabanza y la adoración las va a menospreciar. Entonces lo que tuve que hacer fue enseñarles y explicarles a los líderes haciendo pruebas de sonido. U otra manera de demostrarle es de cuantas quejas les llegan de sonido fuerte o analizarán porque la gente no llega a tiempo al tiempo de alabanza y adoración y al final si se ministra porque se van.

Les recomendé que debían mantener un volumen agradable, ya que es una gran responsabilidad manejar el sonido porque es la palabra de Dios lo que se está diciendo y la congregación debe escucharla bien. Y en el tiempo de alabanza y adoración como congregación y comunidad le ofrecemos a Dios adorarlo y preparar nuestro corazón para recibir la palabra.

Ahora podríamos estar en el otro extremo en el que te dicen que lo mantengas suave, demasiado suave. No lo considero un acuerdo bueno, porque no estás dañando a nadie. Al contrario estás forzando a la personas que traten de escuchar algo que no se entiende. Es decir que el volumen demasiado bajo tampoco es una solución. Si es tu caso, acércate con el líder de alabanza y/o las personas necesarias, porque en cualquier situación, primero debemos dirigirnos a las personas con las que trabajamos directamente. Después de hablar, pide que te dejen probar con los cambios de volumen.

Gracias a Dios he tenido la gracia que a los pastores con los que he trabajado, me han permitido ejecutar el volumen a mi parecer.

Y como último me gustaría agregar que si estás operando el sonido y el pastor aparece y pide que le bajes porque está muy fuerte debes bajarle. Más tarde habla con él y pregúntale por qué lo sentía fuerte o por qué pensaba que estaba fuerte. Y si hay alguien más que está mostrando quejas, entonces tú debes tratar con las personas que se están quejando.

La respuesta de la congregación.

La mejor manera de establecer un nivel de volumen es basándonos en la cantidad de personas que cantan, que están de pie, levantando las manos, etc; en pocas palabras, las que estén conectadas con Dios directamente en alabanza y adoración. Esto aplica para el tiempo de alabanza y adoración.

Para la prédica, es un poco más difícil, pero si la gente no se está quejando de que está muy fuerte o no se entiende entonces no hay problema. Pero si los ves interactuando con el mensaje que se esté dando ya sea leyendo los versículos en su Biblia o aplaudiendo, y de repente ya no ves que esté pasando algo, entonces es un excelente momento para que lo puedas llevar a la práctica.

Bueno, espero que en esta publicación te haya proporcionado una buena idea acerca de lo que es el volumen correcto. Sé que es un tema complicado, pero es importante y que debe abordarse, por eso mantente pendiente a esta serie de publicaciones llamada “Encontrando el volumen perfecto”.

El consejo más importante que puedo darte es, confía en tus oídos. Si crees que tienes un buen volumen ve cómo está reaccionado la congregación, si está adorando, esa es la señal de que estamos realizando bien nuestro servicio, y estamos manejando el volumen de manera correcta.

Recuerda escribir un comentario de cómo enfrentas esta situación, etiqueta a tus amigos de servicio y compártelo en tus redes sociales.

Servidor, seguidor y adorador de Jesús en espíritu, alma y cuerpo. Tecnoiglesiólogo, Geek, músico, Ing. en comunicaciones y electrónica, encargado de la sala (no la de mi casa si no la de la iglesia), webmaster, motivador y feliz siempre de poder servir a mi Dios.

Anuncios
Comentarios

Descarga gratis

la hoja de trucos y comandos de

ProPresenter 6

¿Qué estás esperando?

Regístrate ahora

Y DESCÁRGALA

de inmediato.

¡EXCELENTE!

Revisa tu email en 5 min,

y recibirás el link de descarga.

¡GRACIAS POR REGISTRARTE!

 

*Revisa tu bandeja de SPAM o correo deseado para asegurarte lo hayas recibido.

A %d blogueros les gusta esto: