Conectate con nosotros

Audio

Encontrando el volumen perfecto: Probando el volumen.

Publicado

el

¡Hola Tecnos! Vamos a continuar con esta serie de artículos llamada “Encontrando el Volumen Perfecto”

En mi publicación anterior hablé sobre los niveles correctos; es basándonos en la cantidad de personas que cantan, que están de pie, levantando las manos, etc; en pocas palabras, las que estén conectadas con Dios directamente en alabanza y adoración. Para la prédica, es un poco mas difícil, pero si la gente no se está quejando de que está muy fuerte o no se entiende entonces no hay problema.

Leer publicación: Encontrando el volumen perfecto: Niveles correctos.

Y hoy les quiero dar 3 puntos que me han servido para “probar el volumen”. Estos puntos los utilizó para cumplir con las necesidades de la congregación.

  1. Parece correcto.

En la prueba de sonido o Sound check ajustemos el volumen de la sala según nosotros sea la correcto.

  1. Hagamos un cambio.

Una vez que inicie la reunión y comience a tocar el grupo de alabanza empecemos con el master -5 o -3 dB, observemos y miremos a la congregación y aumentemos lentamente para llegar el master a 0 dB. Si no hay cambio, intenta mas alto o bajo usando ahora los VCA o DCA. En algún momento verás más o menos personas conectadas con Dios a través de alabanza y adoración.

  1. Revisa, remoja y repite.

Una vez que encuentres ese volumen ideal, revisa cuál es, usando el medidor de SPL. La próxima vez que mezcles el FOH (Front Of House), realiza el paso 1 y 2 nuevamente y verifica nuevamente con el medidor. También encontrarás y descubrirás algunas cosas en la reunión que estás a la que fue la semana pasada o ante pasada, entre una canción a la siguiente. Por eso primeramente debemos tener un promedio de presión sonará en dB, estas pueden variar ligeramente entre una reunión y otra. Y esa variación está bien. Lo que significa estamos cumpliendo las necesidades de la iglesia en cada reunión. Y en segundo lugar, encontraremos que una canción suave puede sonar mejor a un volumen más bajo que a una más alta.

Ahora hablemos de números. No puedo recomendar un nivel específico porque todo depende de dónde se lleva acabo la reunión (salón, bodega, auditorio, etc), la congregación (rangos de edad) y grupo de alabanza.

Por ejemplo, en un congreso de jóvenes invitaron al grupo de alabanza de la iglesia qué asisto y antes estuvo el grupo de alabanza de la iglesia que nos invitó. Con el grupo de alabanza de mi iglesia en la adoración estaba la presión sonora en 88 dBA. En mi iglesia, con el mismo grupo de alabanza mantengo una presión sonora  al rededor de 91 dBA la adoración.

Ahora con el grupo de alabanza de la iglesia que nos invitó ellos la adoración la manejan una presión sonora a 104 dBA en su iglesia. 88 dB a 104 dB es una gran diferencia. Entonces, lo que quiero decir, es que lo debe sonar es para cumplir con la necesidad de la congregación; y eso lo sabemos viendo cómo reacciona. En resumen es, usa tus oídos y observa a la gente. Me refiero a escuchar tus oídos y mirar con tus ojos.

Y aquí quiero ser muy claro, en el futuro, no debes usar un medidor como el medio principal para ajustar y mantener el volumen. Es decir, no pongas un atenuador al sonido de la iglesia, es decir que el volumen nunca debe subir o bajar de un número en específico como 88 dBA. Las canción de alabanza y adoración necesitan espacio para hacer moverse o sea una transición. Y es lo mismo para la prédica o sermón. Puede que tengamos una canción con presión sonora de 84 dB a 93 dB durante la misma canción. Y eso es lo más normal. Un verso hay veces que solo tiene piano y voz. El coro entran todos los instrumentos y voces.

Lo que quiero explicar es que cada instrumento en una canción, cuál sea, afecta el volumen, por lo que un instrumento toque o no ese instrumento es natural que afecte el volumen. Y lo que debemos hacer en cada canción es que no debemos mantener o buscar un número en el medidor, sí no que cumplamos con la necesidad de la congregación. Porque hay veces que hasta el mismo silencio es válido, hasta el estruendo de toda la banda cantando y tocando.

Cuando encontremos ese rango correcto, comencemos a usar nuestros oídos para buscar y encontrar ese rango de volumen correcto. Y aquí es donde debemos ajustar el volumen para cumplir la necesidad de la iglesia. Y no está mal revisar el medidor.

Como he dicho descubrí que estaba mezclando y manejando una presión sonora tranquila a lo que necesitaba porque estaba en salón pequeño y luego sin auditorio grande. Después de un tiempo, descubrí que estaba mezclando en el volumen correcto y el medidor solo se me convirtió en algo que verificó un par de veces por reunión para asegurarme que no tengo el volumen muy bajo o muy alto.

encontrando-el-volumen-perfecto-probando-el-volumen-001

Política del manejo de volumen.

Aquí te recomiendo que trabajes con la iglesia para establecer una política sobre el volumen. Entonces, se vuelve una red de seguridad para los que vayan a manejar el audio y la iglesia. Porque ya sabemos que hay quejas, y estas deben ser investigadas, atendidas y resueltas pero bajo el nivel de la política del volumen.

Volumen uniforme en las reuniones.

Hay momentos que la persona que maneja el sonido se niega a escuchar, aumentar o reducir  el volumen. La mentalidad normalmente es la de “Se lo que estoy haciendo” o él egocentrismo, “Me gusta este volumen”.

Para lograr que este tipo de personas cambien su forma de ser deben ser formadas en dos áreas.

  1. Necesitan saber qué se ha determinado el rango de volumen que funciona en la iglesia. Esto puede suceder en una reunión con todos o uno a uno.
  2. Necesitan verlo desde el punto de vista de la congregación y esa es la mejor manera de llevar a una conversión de cómo se encontró el mejor rango de volumen.

La congregación necesita un volumen de música que sea propicio a la alabanza y adoración y no basado en las preferencias personales de uno. Es por eso escribo esta serie de publicaciones de cómo encontrar el volumen y cómo me han funcionado. No significa que es el único método, hay más, pero este es el que me ha servido y si lo quieres aplicar en tu equipo de servidores y/o voluntarios de audio deben entender ese punto.

La congregación también necesita un volumen constante de audio de una semana a otra. Es decir debes encontrar ese rango por qué si mezclamos con volumen que le gusta a la congregación y la siguiente reunión una persona que mezcle demasiado fuerte, la congregación se dará cuenta y llegará a un punto en el que mirarán quien está en la consola de sonido. Y eventualmente, cuando entren y vean a esa persona en la consola de sonido, ya se la generó el pensamiento que no van a disfrutar la reunión.

Recuerda escribir un comentario de cómo enfrentas esta situación, etiqueta a tus amigos de servicio y compártelo en tus redes sociales.

Servidor, seguidor y adorador de Jesús en espíritu, alma y cuerpo. Tecnoiglesiólogo, Geek, músico, Ing. en comunicaciones y electrónica, encargado de la sala (no la de mi casa si no la de la iglesia), webmaster, motivador y feliz siempre de poder servir a mi Dios.

Anuncios
Comentarios

Comunidad

Anuncios

Suscríbete Ahora

A nuestro boletín

Y recibe información de eventos, ofertas y promociones
Anuncios

SUSCRÍBETE Y RECIBE

En Tecnoiglesia.com respetamos tu privacidad. No compartiremos tu correo con nadie más y enviaremos solo noticias y ofertas que sabemos te interesarán.

NOTICIAS Y OFERTAS

¡Muchas Gracias!

A %d blogueros les gusta esto: