Conectate con nosotros

Audio

Encontrando el volumen perfecto: Advertencias de volumen y mezcla.

Publicado

el

¡Hola Tecnos! Vamos a continuar con esta serie de artículos llamada “Encontrando el Volumen Perfecto”

En mi publicación anterior hablé sobre “Probando el volumen”; explique 3 puntos que me han servido para cumplir las necesidad de la congregación y el grupo de alabanza, más dos temas que son las políticas del manejo del volumen y por último el volumen uniforme en las reuniones.

Leer publicación: Probando el volumen.

Ahora en esta publicación quiero compartirles algunas advertencias sobre los peligros del volumen, audición y la mezcla de audio.

Cambios de volumen y frecuencias.

Hacer una mezcla de audio no están simple como activar en nuestra consola el botón de solo o CUE. También sabemos que cada canción tiene su propio concepto, es decir que cada canción es diferente, así que el volumen de una canción es afectada por la mezcla. Esto se puede percibir en los sonidos agudos y graves. Tan pronto como uno le baje el volumen en general al grupo de alabanza, lo primero que notaremos es que los agudos y los graves parecen haberse ido. Entonces, cuando uno mezcla una canción “lenta” se beneficiará con un volumen bajo, entonces nos preguntamos ¿Dónde están los agudos y graves? La respuesta es que uno debe trabajar en la ecualización para que la mezcla se mantenga viva y no se sienta vacía.

Deformación del volumen

Es fácil aumentar el volumen cuando nos gusta la música. Solo un poco más fuerte, anda un poquito más fuerte, solo un poco más… cuántas veces no han dicho eso o nosotros lo mismo lo hacemos. Pero lo que no nos damos cuenta es que al hacer esto es generarnos problemas.

Cuando se trata de subir el volumen, está bien hacer esto cuando es parte de nuestra manera de mezclar, para mantener la mezcla viva y activa, por ejemplo en el coro o en la última canción de la reunión. Pero hay una área donde hablé publicaciones anteriores, sobre la fatiga del oído o el Temporary Threshold Shift (TTS)

Leer: 5 razones para que el volumen no sea tu enemigo.

La fatiga del oído (TTS) ocurre cuando nuestros oídos se acostumbran a un volumen “alto” y solo percibimos de manera diferente. En algunos caso, recomiendo hacer cambios mixtos, cómo aumentar los agudos y los graves. Sin embargo, hacer estos cambios pueden destruir o dañar nuestra mezcla. Si alguna vez haz realizado sesiones de mezcla muy largas con un entorno ruidoso durante más de 30 minutos, te recomiendo usar tapones para los oídos cuando no estés mezclando o sencillamente salir del lugar unos 5 o 10 minutos. Porque créeme que es grato poder hablar con alguien o escuchar a un nivel bajo para que nuestros oídos puedan restablecer.

Aumentar el volumen para lograr un alce es válido sin superar los límites establecidos para no dañar a nadie, pero no hay que engañarnos que debemos aumentar el volumen porque repentinamente creemos que es necesario.

Formas de manipular el volumen

Hay tres formas principales de controlar el volumen del audio a través de configuración de:

  • Compresores de audio
  • Limitadores de audio
  • Compuertas de audio

Sabemos que su configuración no es igual por diferentes escotes como el lugar de reunión, la forma de tocar, cantar, etc… Así que les describiré su funcionalidad e impacto en el volumen.

Compuertas

Una compuerta de audio se usa para que el sonido externo no se meta en la que deseamos capturar. En este caso, si el volumen está debajo del nivel que capturamos, esta compuerta se cerrará y será como apagar el canal. Estás compuertas son útiles para eliminar el ruido que está alrededor por ejemplo el de una cantante.

Si deseas saber más de compuertas de audio y como usarlas, puedes leer esta publicación.

Leer: Guía para saber cuándo usar o no las compuertas (gate) de audio

Compresión

La compresión de audio, es el proceso de reducir el rango dinámico de un sonido. Esta compresión se produce cuando la señal de nivel de volumen supera un nivel indicado. En términos más prácticos, cuando un cantante decide cantar el último coro a todo pulmón, uno pensaría que hay que bajarle un poco por la intensidad que va cantar, pero el compreso es el que hace ese trabajo por nosotros.

Yo utilizo un compresor cuando se que el canal que estoy configurando en algún momento va aumentar rápidamente y me desequilibre notablemente la mezcla de audio. Por ejemplo, si la guitarra eléctrica cambia de efectos varías veces en la misma canción, existe la posibilidad de que el siguiente efecto del pedal tenga una mayor ganancia, por lo que se vuelve masivamente más fuerte que todo lo demás que este en la mezcla. Esta bien (y es bueno) tener subidas y bajas de volumen en la mezcla, porque una voz fuerte sabes que tendrá intensidad en cambio una que está hablando bajo que puede ser algo más íntimo.

Si deseas saber más de compuertas de audio y como usarlas, puedes leer esta publicación.

Leer: Qué son y cómo funcionan los compresores de audio.

Limitadores

Un limitador es un compresor con una relación, con una escala, por ejemplo 50:1. Se usa como medida de protección por lo que no se amplifica un aumento de volumen causado por algo como un micrófono que cae o algo peor, como que se desconecte un instrumento. Esa señal podría dañar a las bocinas e incluso dañar la audición de las personas presentes, ya sea de forma temporal o permanente. Estos limitadores establecerán un umbral para que cualquier cosa se comprima, por lo que que cualquier cosa aún puede producir sonido más amplio en el rango de volumen y lograr un volumen normal, hasta de una ráfaga de tambores.

Recuerda que si tienes dudas o comentarios con gusto lo leeremos, contestaremos y tomaremos en cuenta. Y también qué darle like y compartirlo es gratis.

Servidor, seguidor y adorador de Jesús en espíritu, alma y cuerpo. Tecnoiglesiólogo, Geek, músico, Ing. en comunicaciones y electrónica, encargado de la sala (no la de mi casa si no la de la iglesia), webmaster, motivador y feliz siempre de poder servir a mi Dios.

Anuncios
Comentarios
>

HOLA SOY PEDRO.

Te invito a que registres tu correo electrónico para recibir información, tips y recursos para ayudarte con la tecnología en tu iglesia.

No compartiremos tu email con nadie.

A %d blogueros les gusta esto: