Conectate con nosotros

Destacados

3 claves para escoger las canciones para los tiempos de Alabanza y Adoración

Publicado

el

Una de las responsabilidades que un líder de alabanza y adoración debería tomar más en serio, es el elegir las canciones que cantan en su congregación.

En palabras del teólogo Gordon Fee: “muéstrame las canciones de una iglesia y te mostraré su teología”.

Con siglos de canciones antiguas, hermosos himnos y una biblioteca cada vez mayor de canciones nuevas entre las que podemos elegir, ¿cómo es tu adoración? ¿Se supone que el líder debe tener como prioridad que canciones cantará su iglesia?

Comienza a pensar en tercios. Visualiza cada uno de estos tercios como una porción de un pastel entero. El tamaño de cada sector cambiará dependiendo de tu propio contexto, cultura e incluso de un servicio y / o lugar en particular. Un repertorio saludable, con el objetivo de dar forma a la teología cantada de tu congregación de manera equilibrada, se basará típicamente en estos tres tercios.

Banner-Curso-Bajo-728×90
tecnoiglesia store BIG
Banner-Academia-Tecnoiglesia-728×90
Banner-Curso-ProPresenter-728×90
Banner-Curso-X32-728×90
Inspira 720×90

Canciones Antiguas

Cada iglesia debe tener una lista de al menos (!) 20-30 himnos antiguos que su iglesia pueda cantar. ¿Por qué? Porque no queremos caer en lo que C.S. Lewis describe como “esnobismo cronológico”, una trampa que atrapa a muchos líderes de alabanza y adoración, lo que nos hace pensar que más nuevo es mejor y más viejo es peor. Tenemos siglos de himnos escriturales bien escritos y robustos que no debemos ignorar. Tócalas como están escritas, tócalas con un arreglo de rock, tócalas con nuevos coros, o cántalas con organo tradicional, pero cántalas.

 

Las que sabemos que funcionan

Han pasado unos 50 años desde que el movimiento de renovación de la alabanza y adoración comenzó, generando así cientos de miles de nuevas canciones. Ya hemos tenido suficiente tiempo para saber cuáles valen la pena conservar y cuáles no. No sería una buena idea estar “estancado” en canciones de los 80 o los 90, pero también sería una mala idea fingir que esas canciones no fueron parte de una época que nos bendijo a muchos. Claro, la mayoría de estas canciones ya han perdido su olor a auto nuevo, y podrían hacer que los esnobistas cronológicos se sientan tentados a criticarlas, pero seamos sinceros algunas de estas canciones merecen un lugar ocasional en nuestros repertorios. simplemente honra a aquellas personas en tu iglesia para quienes estas canciones son de bendición.

 

Canciones Modernas

Así que tenemos los himnos antiguos, las canciones que sabemos que funcionan y que pertenecen a décadas anteriores, y las nuevas canciones escritas por la iglesia de hoy. Al escoger las canciones, creo firmemente que debemos enfocarnos en la fidelidad bíblica de las letras, segundo en la accesibilidad congregacional musicalmente hablando y tercero debemos de cuidar la cantidad de música nueva. Agrega al repertorio de tu iglesia las canciones nuevas y frescas que ayuden a tu congregación a conocer a Dios profundamente, no decidas cantarlas solo por que están de moda.

Es interesante que algunas de estas canciones durarán décadas y se unirán a la porción del pastel que le llamamos canciones que “sabemos que funcionan”.

Quién sabe, tal vez dentro de 100 años sean clasificadas como” Antiguas” por tus nietos. O tal vez se olviden en unos años.

La meta para todos los líderes de alabanza y adoración debe ser mantener un repertorio de canciones que sirvan a la congregación a quienes Dios los ha llamado a servir. En el entorno de tu iglesia es buena idea mantener estás tres rebanadas bastante uniformes entre sí (la rebanada de, “Canciones Modernas”, sería la más pequeña, y las otras dos rebanadas “Canciones Antiguas” y ” Las que sabemos que funcionan”serían un poco más grandes).

Ninguno de nuestros “pasteles” respectivos se verá exactamente igual.

Como líderes de alabanza y adoración, si pensamos con discernimiento y escogemos las canciones sabiamente, entonces, esperando en Dios, las canciones que elegimos ayudarán a nuestras congregaciones a tener una teología cantada que tenga suficientes raíces que no solo les bendiga en el momento si no que marque sus vidas e inspiren para buscar a Dios profundamente.

Soy instrumento de Dios, adorador y director de alabanza, Tecnoiglesiólogo, entusiasta de la tecnología en la iglesia, fundador de Tecnoiglesia.com. Esposo de Ale Abiú, y padre y amigo de mis hijos Samuel y Daniel.

Anuncios
Comentarios
>

HOLA SOY PEDRO.

Te invito a que registres tu correo electrónico para recibir información, tips y recursos para ayudarte con la tecnología en tu iglesia.

No compartiremos tu email con nadie.

A %d blogueros les gusta esto: