Conectate con nosotros

Destacados

8 formas de echar a perder una reunión dominical

Publicado

el

Existen personas que han servido a Dios en sus iglesias la mayor parte de nuestras vidas, pero también existen los casos de cristianos que están comenzando a disfrutar de la bendición de ser parte de la organización de los servicios y/o reuniones dominicales en su iglesia local. Sea cual sea el caso, para todos aplica el siempre buscar mejorar la forma en la que servimos a Dios.

El este post hablaremos de 8 formas de echar a perder una reunión dominical, Así que allí vamos…

1.-No prepararte para tu servicio
Puede ser que sirvas en la alabanza y adoración, seas maestro de niños o encargado de multimedia. Si no realizas tu setlist de canciones, no preparas tu clase o no liberas espacio en tus duros para grabar la reunión, estás fallando y contribuyendo a que las cosas no salgan de la forma que Dios espera que salgan. Debemos de estar listos con todo lo que requerimos para así lograr los objetivos en cada reunión.

2.-Llegar tarde
Es difícil mostrarte confiable cuando la gente tiene que esperarte. Todos tenemos cosas que hacer, todos tenemos un trabajo o escuela y todos tenemos familia. Cuando llegas tarde no solo eso habla mal de ti sino también de tu compromiso con Dios y la importancia que le das al servirle. Planea bien tus tiempos, no te desveles y disfruta llegar antes y sin prisas.

3.-Servir con una mala actitud
Te tengo una pregunta ¿Sirves a Dios por que quieres hacerlo o por que alguien te obliga? La mayoría de la gente responde a la primera respuesta. Entonces ¿Por qué lo hacemos de mala gana? La actitud en nuestro corazón es algo que Dios toma mucho en cuenta. En el nuevo y viejo testamento encontramos muchos ejemplos donde el actitud del corazón es tomada seriamente en cuenta por Dios. Cambia tu actitud, revisa que es lo que te molesta, arregla la situación con quien tengas que hacerlo y pide a Dios ayuda para disfrutar lo que estás haciendo. Recuerda que es un privilegio.

4.-Alargar el tiempo de tus reuniones
En nuestras labores cotidianas, la gente está acostumbrada a cuidar su tiempo y sacar el mayor provecho de este. En las grandes ciudades, el tráfico y las distancias le roban minutos y hasta horas diarias a las personas. Respetemos los tiempos establecidos aún en nuestras reuniones, de esa manera las personas podrán organizarse y saber la duración de las mismas. Recuerda que no todas las personas cuentan con vehículo y dependen de los horarios de transporte público para poder trasladarse.

5.-No servir en unidad
A los primeros cristianos se les reconocía por la forma en la que se amaban entre ellos. En la actualidad muchas veces es todo lo contrario. Tal parece que dentro de nuestras reuniones esto se está haciendo una tendencia. El ministerio de música no se lleva bien con el de audio y multimedia, el ministerio de ujiéres y edecanes no se lleva bien con el ministerio de jóvenes que sirve una vez al mes. Somos un cuerpo y debemos de eliminar nuestras diferencias. Nos necesitamos unos a otros.

6.-No recibir desde el área en que sirves
Estamos tan “Enfocados” en lo que hacemos que se nos olvida que la palabra que se da desde el púlpito también es para nosotros. Imagina a un chef cocinando para cientos de comensales pero que no ha comido en 10 días, imagina un doctor atendiendo a la gente pero con gripa y alta temperatura. Así nos vemos cuando no recibimos lo que Dios tiene para nosotros  en las reuniones en las que servimos. Enfócate en EL.

7.-No descansar de servir al menos 1 fin de semana al mes
Esto no significa que debes de dejar de ir a la iglesia y quedarte dormido en tu casa. Significa que debemos de sentarnos a recibir y disfrutar la reunión como cualquier congregante más. Esto también nos dará una perspectiva diferente de cómo se están desempeñando las reuniones y cuales son los puntos a cambiar o mejorar en nuestro servicio.

8.-Olvidar para quién lo haces

Este punto es muy importante. He visto muchas veces a músicos que se enamoran de lo que hacen y no de para quién lo hacen. Recuerda de que no se trata de nosotros, se trata de Dios. Si empiezas a sentir en tu vida, depresión, tristeza, vacío y eres alguien que sirve a Dios domingo a domingo sin parar, déjame decirte que has olvidado para quién lo haces. Dios te está esperando para encontrarse contigo, búscalo y encontrarás la forma de reavivar ese primer amor que te motivo a hacer los que haces.

Cuidemos este privilegio tan grande que Dios nos da de poder servirle, hagámoslo con excelencia y con un corazón generoso.

¿Crees que falto algún punto? Déjanos tus comentarios

Soy instrumento de Dios, adorador y director de alabanza, Tecnoiglesiólogo, entusiasta de la tecnología en la iglesia, fundador de Tecnoiglesia.com. Esposo de Ale Abiú, y padre y amigo de mis hijos Samuel y Daniel.

Anuncios
Comentarios
>

HOLA SOY PEDRO.

Te invito a que registres tu correo electrónico para recibir información, tips y recursos para ayudarte con la tecnología en tu iglesia.

No compartiremos tu email con nadie.

A %d blogueros les gusta esto: