Conectate con nosotros

Destacados

¿Cómo puedo hacer que mi iglesia adore?

Publicado

el

Esta es una pregunta común que muchos líderes de alabanza nos hacemos. Hay situaciones y momentos donde esta pregunta se hace presente al ver que la gente de la iglesia no se involucra en el tiempo de alabanza y adoración, y en ese momento nacen más dudas: ¿Estamos cantando las canciones correctas?, ¿El sonido está mal mezclado?, ¿Tenemos una actitud incorrecta?, y muchas más…

Nosotros como líderes de alabanza debemos entender algo fundamental: la gente viene a la iglesia desde todas las circunstancias y ámbitos de la vida. Algunos pueden ser los que han asistido durante años, otros pueden ser cristianos que tienen menos de 3 años o algunos meses en la iglesia, y otros serán los que están asistiendo por primera vez. Para aquellos que no han estado involucrados en un momento de adoración, cantar en voz alta a Dios frente a otros puede ser un choque cultural, emocional o personal.

Comúnmente a una congregación se le debe enseñar cómo adorar y relacionarse con Dios, sin embrago, un verdadero corazón de adoración se desarrolla con el tiempo a través de la experiencia, y nuestro trabajo como líderes de alabanza no es solo guiar a las personas en la adoración, sino también crear una cultura de adoración en tu congregación.

Entonces ¿Cómo puedo hacer que mi iglesia adore?

Banner-Curso-ProPresenter-728×90
Inspira 720×90
Banner-Academia-Tecnoiglesia-728×90
Banner-Curso-X32-728×90
tecnoiglesia store BIG
Banner-Curso-Bajo-728×90

Aquí hay cinco cosas prácticas que un líder de alabanza puede hacer para dirigir y enseñar a su iglesia cómo adorar.

1.- Muéstrales lo bien que se siente.

No, nosotros no podemos hacer que nuestras congregaciones adoren, pero podemos darles una idea de lo maravilloso que es. En una ocasión escuché una frase que dice: “El propósito principal del hombre es glorificar a Dios y disfrutarlo para siempre”, esto se centra en la idea de que adorar a Dios y comunicarse con Él es el mayor placer que esta vida tiene para ofrecer. No son las cosas de este mundo las que nos satisfacen, es la presencia de Dios la que trae verdadera alegría y propósito a la vida.

Tu hambre es contagiosa. Cuando das todo lo que tienes en el escenario y no guardas nada, le estás mostrando a la gente lo que ellos también tienen a su alcance.

Lo que traes al escenario es una muestra del pozo que has estado cavando allí. Solo podremos guiar a las personas tan profundamente como hemos ido en el lugar secreto.

“…tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público…” Mateo 6:18.

Si te tomas un tiempo durante la semana para explorar un nuevo territorio con Dios, el terreno que tomes con Él se pondrá a disposición de las personas a las que diriges. Recuerda esto: tú compartes lo que sabes, pero impartes lo que eres.

2.  Crea la conexión perfecta desde el escenario.

Como líder, lo mejor que puedes cultivar con la gente es la confianza. Si un seguidor entiende el corazón de un líder y la intención de un tiempo de adoración, se sentirá invitado a una comunidad en lugar de asistir a un concierto. Si confían en ti, irán a donde tú vayas.

Una manera fácil de establecer una conexión desde el escenario es simplemente dar un simple “Buenos días”, un ”Hola” o “¿Cómo están todos hoy?”, Justo antes de que comience la adoración, siendo agradables y amables con la iglesia en todo momento.

Quizás el pastor o algún líder haga una bienvenida de apertura con todos antes de que comience el tiempo de alabanza y adoración; si es así, puedes comenzar dando un rápido “Vamos a cantar esto juntos” o leyendo una escritura justo antes de que comience el primer verso. No importa cuándo o lo que decidas, dar una especie de señal verbal que se dirija a la audiencia rompe de inmediato la barrera entre el escenario y la audiencia.

Otra forma de relacionarte con tu congregación es estar al tanto de la sala. Puede parecer extraño al principio, pero tómate unos minutos para dirigir con los ojos abiertos, para ver cómo está la habitación, como se escucha el audio, etc. Esta es una forma en que podemos conocer a las personas a las que estás guiando en adoración. Estar al tanto de lo que sucede en el lugar es importante para que veamos lo que está pasando, y llevar a la iglesia correctamente a través de la adoración.

3. Busca momentos para conectar a la iglesia con Dios.

En lugar de dirigir a tu iglesia con presión y temor, crea una invitación para que la audiencia se involucre y así puedan elegir participar o no. ¿Qué tipo de situación quieres que exista en el lugar? Consolida eso en el escenario, y extiende la invitación a la iglesia.

Por ejemplo, si diriges la adoración a una audiencia que no sabe cómo expresarse exteriormente, puedes hacer una pausa durante el set y pedir a la multitud que haga algo físico, como cerrar los ojos y levantar las manos hacia el cielo, mientras haces una oración y hablas con Dios. Esto creará un ambiente seguro para que las personas sean vulnerables a Dios, porque rompe el miedo de parecer tonto o la vergüenza cuando todos en el lugar lo están haciendo.

Esto puede requerir que sueltes tu guitarra o instrumento por un momento para hacer lo que les estás pidiendo que hagan, mientras explicas brevemente por qué estás haciendo esto. Se podría decir algo como: “Esta es una señal externa de rendición y admiración hacia el interior, hagámoslo juntos“.

Pero aquí está la clave: después de que vuelvas a tomar tu guitarra, nunca les dijiste que volvieran a bajar las manos, así que lo seguirán haciendo. Los has guiado a un lugar donde pueden elegir seguir cantando con los brazos alzados o regresar a cómo estaban antes. Después de unos meses de invitaciones similares, tu congregación se sentirá más cómoda al expresarse durante la adoración y será algo cotidiano para ellos.

4. Guíalos a expresar su adoración.

No importa a qué estilo de iglesia pertenezcas, todos tienen un valor para la Palabra de Dios, y es asombroso cuán expresiva es la Palabra de Dios acerca de las formas de adorar. A lo largo de todos los Salmos e incluso en el Nuevo Testamento, hay instrucciones para elogiar cantando, bailando, gritando, aplaudiendo, levantando manos, haciendo reverencias y más.

Estas son expresiones físicas reales, la adoración, según la Biblia, no es estrictamente una postura del corazón. La adoración suele ir acompañada de expresiones externas de fe. Obviamente, Dios ve el corazón de la persona; pero hay ocasiones en que Dios espera que un corazón sincero sea evidenciado con una expresión externa.

Como líder de adoración, tú tienes el privilegio de enseñar a tu congregación cuándo y dónde encontrar estas expresiones en la Biblia y guiarlas hacia ella.

5. No hagas suposiciones: ten gracia para las personas.

Por último, pero no menos importante: no es bueno suponer que la iglesia no está adorando solo porque no lo parece. Recuerda, la gente está entrando a la iglesia en medio del estrés de la vida laboral, los argumentos personales, tratando de que sus hijos quieran conocer más de Dios, se acuesten demasiado tarde y se despierten temprano, o cualquier otra serie de razones para tener un mal día. Son humanos, y aunque Dios es digno de nuestra alabanza en todo momento, no siempre tenemos ganas de adorarlo en todo momento, por eso nuestro trabajo es guiarlos correctamente.

Tengamos gracia para las personas. Crea una atmósfera de paz que los invite a recordar lo bueno que es Dios. Cuando puedan saborear y ver el placer del Señor, querrán disfrutar de su bondad y de Su Presencia.

Comparte esto con alguien a quien también le pueda interesar. ¡Nos leemos pronto!

Te recomiendo leer: Cómo Incorporar Exitosamente a los Nuevos Miembros de tu Equipo

Sígueme también en mis redes sociales:

Instagram: https://www.instagram.com/est3ban.es/
Facebook: https://www.facebook.com/estebanespinozamusic/

Anuncios
Comentarios
>

HOLA SOY PEDRO.

Te invito a que registres tu correo electrónico para recibir información, tips y recursos para ayudarte con la tecnología en tu iglesia.

No compartiremos tu email con nadie.

A %d blogueros les gusta esto: