fbpx

tecnoiglesia.com

Fundamentos de Audio en Vivo, Parte 5

Hemos llegado al final de esta gran serie de posts que me ha encantado compartir con todos ustedes ya que hemos aprendido lo básico sobre este gran mundo del audio en vivo con la finalidad de poder tener los fundamentos generales muy claros para poder desarrollar conocimientos mas avanzados.

La semana pasada platicamos acerca de el monitoreo, los distintos tipos que hay y sus pros y contras, si lo quieres leer lo puedes encontrar aqui: Fundamentos de Audio en Vivo, Parte 4

En este ultimo post vamos a platicar acerca de el fenomeno llamado feedback o retroalimentación y como lo podemos evitar ya que esto es muy molesto cuando sucede.

Feedback

En caso de que no sepas qué es el feedback o la retroalimentación, es ese sonido horrible, en ocasiones chillante que puede hacer un sistema de audio. Todos lo hemos escuchado. Pero afortunadamente, se puede evitar.

La retroalimentación es un bucle o ciclo repetitivo y consiste de la siguiente manera. El audio de un micrófono va a la consola o mezcladora de audio, luego de la consola a los altavoces o bocinas y de los altavoces se regresa al micrófono y así sucesivamente. Debido a que ciertas frecuencias son más fuertes que otras, tanto en la fuente como como en la acústica de la sala, auditorio o recinto, lo que escuchas de manera infinita y muy fuerte es únicamente una banda de frecuencia estrecha que generalmente en algún lugar en el rango medio superior. Y en caso de que este sonido continúe por un tiempo prolongado este sonido cada vez será más intenso y no solo hará que le lastime los oídos a la audiencia o que quieran salir corriendo de ahí , sino que también podría destruir totalmente tu sistema de audio.

Suena aterrador, ¿verdad? En el lado positivo, no hay ninguna razón por la que debas preocuparte por eso; Siempre que tomes algunas precauciones básicas, los feedbacks son fáciles de evitar. A continuación te mostrare algunas formas de hacerlo.

  • Ten cuidado en la colocación de tus altavoces. Nunca pongas tus altavoces de PA (audio principal) detrás de los músicos a menos que estés usando un PA que esté diseñado específicamente para este tipo de posicionamiento.
  • Mantén los micrófonos alejados de los monitores de piso. La retroalimentación del monitor es solo un poco menos molesta que la retroalimentación por el PA, pero puede confundir a los músicos en su monitoreo.
  • Sube el volumen en la fuente. Cuanto más fuerte sea el volumen entrante de la fuente, se tendrá que amplificar menos lo que hará que en ese canal exista menos ruido ambiental, incluido el sonido de los altavoces.
  • Utiliza micrófonos con patrones de captación cardioide ajustados. Naturalmente, estos captan menos sonido desde todos los ángulos excepto desde el frente.
  • Utiliza monitores in-ear. Esto no solo elimina los monitores de piso de la ecuación, sino que también te permite disminuir el volumen general en el lugar, ya que ya no está compitiendo con el volumen del escenario. Una ventaja de esto es que en realidad los músicos se monitorean de mejor manera.

Luchando contra el feedback

Siempre es mejor evitar los feedback’s que suprimirlos. La razón de esto es que, si bien simplemente evitamos los feedback’s esto no afectara tu sonido, al suprimir los feedback’s, por naturaleza, sí lo hará. Suprimir la retroalimentación significa encontrar las frecuencias problemáticas específicas que se retroalimentan y cortarlas hasta que no lo hagan. Aquí hay un par de métodos para hacerlo.

Feedback’s intencionales

El método de la vieja escuela de suprimir la retroalimentación se conoce como feedback’s intencionales . El método en sí es simple:

  1. Tener un ecualizador gráfico: cuantas más bandas, mejor.
  2. Conecta tu ecualizador a los altavoces.
  3. Con tus micrófonos en el escenario, sube lentamente el volumen en la consola hasta que escuches el feedback. Es posible que debas introducir una pequeña cantidad de ruido (el ruido rosa es lo mejor) en el sistema.
  4. Encuentra la banda de frecuencia que lo esta provocando con el EQ y córtala hasta que la retroalimentación se detenga.
  5. Sube el volumen hasta que vuelva a sonar. Encuentra la siguiente frecuencia y córtala. Siga repitiendo esto hasta que se quede sin bandas de frecuencia o requiera mucha ganancia para generar un feedback. No hay un volumen establecido, por lo que tendrás que confiar en un poco en la prueba y error. Una vez que tenga ese ecualizador configurado, colóquelo en un rack de equipos con cerradura para que nadie pueda tocarlo.

Supresores de feedback

Los supresores de retroalimentación o feedback esencialmente hacen lo mismo que el método pasado, solo que lo hacen automáticamente y sin dañar potencialmente su sonido.

Con esto concluimos esta serie de posts sobre fundamentos de audio en vivo que espero haya sido de gran ayuda y bendición para tu vida y tu servicio en la iglesia, no dudes en darle like y compartirlo tal vez puede ser de ayuda para alguien mas .

Si tienes alguna duda o pregunta no dudes en dejarla en los comentarios y con gusto te responderemos, nos leemos en la próxima.

>
Scroll to Top