fbpx

tecnoiglesia.com

Cómo cuidar tus cables

Cómo cuidar tus cables

Seguramente en más de una ocasión te has visto en situaciones como tener que arreglar o hasta reemplazar un cable, y aunque todas ellas son legítimas y necesarias en algún momento, muchas veces ocurre que sucede antes de tiempo y resulta molesto tener que utilizar cables con “falso” o que dejen de funcionar como deberían. Si este es tu caso no te preocupes, no eres el único al que le ocurre, pero el meollo del asunto es muy sencillo: ¿Cómo cuidas tus cables?

Primero que nada, hay que considerar un par de cosas: No importa que tipo de cable tengas, los cables tienen una función en concreto, transmitir señal eléctrica de un extremo a otro; hay distintos tipos de grosor en los cables y con diferentes componentes que los constituyen, pero todos los cables tienen como función proteger el aislamiento de los conductores de la acción de la temperatura, sol, lluvia, etc. Considerando estos puntos, podemos deducir que su función principal es muy claro, transmitir señal eléctrica y proteger los conductores.

Para poder cuidar tus cables de la mejor manera posible ten en cuenta los siguientes puntos:

· ¡Evita que se enreden!

Seguramente este es el punto en donde mas batallamos todos, el evitar que se enreden nuestros cables. Pero nunca olvides que siempre hay una mejor manera de hacer las cosas y esta definitivamente no es la excepción.

La forma por así decirlo “fácil” pero “floja” de guardar los cables es hacerle unos cuantos círculos para no ocupar mucho espacio y luego guardarlos, el problema con esto es que tienden a enredarse con otros cables o generar nudos innecesarios. Otros también los enrollan en forma de ocho y les hacen un nudo. Aunque hay distintas maneras de enredar un cable, siempre hay que tener cuidado de no hacer nudos muy fuertes ya que pueden ser afectados por la presión y dejarán de funcionar, es precisamente esto lo que comúnmente sucede cuando se enredan los cables unos con otros en una caja de cables y al desenredarlos los tensamos de más, los jalamos, y por consiguiente los estropeamos, así que ten mucho cuidado al guardar y ordenar tus cables.

La mejor manera de enrollar tus cables es hacerlo con delicadeza, con fluidez y cuidado hacer un doblez suave y dejar libres los extremos, para finalmente poder guardarlos en cualquier sitio y que no se vean afectados.

Otro consejo: Cuando el cable ya lleva bastante tiempo de uso puede que se acaben pelando y descomponiendo, esto es completamente normal, por lo que ayudar a que duren más tiempo es reforzárlos con cinta aislante.

· Desenchufar con mucho cuidado

¡Hay que evitar los tirones a toda costa! Muchas veces tendemos a no acercarnos al enchufe a la hora de desconectar un cable y esto puede causar tirones que dañen el cable. Otra veces tropezamos con un cable tendido en el suelo, lo que también dañan nuestros cables. Por ello, es aconsejable conectar y mantener lejos los cables de lugares en donde caminemos para evitar accidentes.

Lo mejor a la hora de desenchufar un cable es acercarse y tirar del extremo conectado (NUNCA del cable) y hacer presión solamente al sacarlo, asegurándote de hacerlo en la recta y moverlo hacia arriba o hacia abajo. Nunca los fuerces y verás que no tendrán por qué fallar.

· ¡Nunca dejes tus cables sueltos!

Siempre hay que prestar atención al entorno y nunca dejar tus cables sueltos en sitios donde se puedan mojar, donde puedan ser jalados bruscamente o pisoteados. También es importante evitar estirar el cable al máximo, ya que puede dañar la parte mas cercana de los extremos (en especial del tomacorriente). Un consejo práctico si son cables conectados a un tomacorriente es fijarlos lo más cerca de las paredes para así evitar tropezar con ellos.

Ahora que te hemos presentado puntos importantes para el cuidado de cables, ¿qué cambios deberás hacer para cuidar mejor tus cables?

>
Scroll to Top