Card Back Card Front
Conectate con nosotros

Audio

¿Interfaz de Audio o Mezcladora de Audio para mi estudio?

Publicado

el

Cuando recién estás comenzando, no es raro que te sientas completamente confundido acerca de la mejor manera de manejar la entrada y salida de audio de tu computadora en tu estudio, y te surge la pregunta: ¿debo usar una interfaz de audio independiente o una mezcladora de audio con interfaz integrada?

Una gran causa de confusión es la gran variedad de opciones disponibles, con innumerables variaciones de interfaces y mezcladores destinados a todo tipo de aplicaciones. Debido a que la interfaz de audio o mezcladora de audio es una pieza fundamental para el flujo de trabajo de audio, queremos comparar interfaces de audio y mezcladoras para ayudarte a aclarar tus dudas y ayudarte a tomar la mejor decisión.

Esto debes saber primero.

Vamos a comparar interfaces de audio independientes, como las que conoces: Focusrite Scarlett 2i2, Universal Audio Apollo Twin o Audient EVO 4, con mezcladores de audio que cuentan con una interfaz de audio incorporada, como la Behringer x32, PreSonus StudioLive AR8c, Yamaha AG06 y Zoom LiveTrak L-8. Todas sirven como dispositivos de entrada / salida de audio para tu computadora, lo que te permite grabar con micrófonos, instrumentos y dispositivos de audio de nivel de línea, y ofrecen más conectividad y mejor calidad de audio que la que puede proporcionar el hardware de audio de tu computadora.

Cuando hablamos de interfaces de audio independientes, nos referimos a cualquier interfaz de audio que ofrezca entradas y salidas de audio, controles de nivel y no mucho más en cuanto al hardware. Cuando nos referimos a mezcladoras de interfaz de audio, estamos hablando de una mezcladora de audio que tiene una interfaz de audio incorporada para tu computadora y que también puede funcionar como una mezcladora independiente sin conectarse a una computadora. Dentro de cada categoría, encontrarás una amplia gama de opciones, desde soluciones ultra simples con solo una entrada o dos hasta opciones de nivel profesional con docenas de entradas, procesamiento de audio integrado y otras funciones avanzadas. Al comenzar, no te concentres demasiado en las características específicas del producto por el momento; ahora es el momento de determinar si te funcionará mejor una interfaz de audio independiente o una mezcladora de audio con interfaz incorporada.

MWP APPS 728×90
tecnoiglesia store BIG

¿Qué quieres lograr?

En lugar de estudiar detenidamente docenas de interfaces diferentes y tratar de averiguar cómo encajaría cada una en tu estudio, comienza por enfocarte realmente en lo que necesitas lograr. ¿Vas a grabar principalmente bandas y músicos solistas? ¿Estás configurando un estudio de transmisión con audio y video? ¿Estás grabando podcasts, a veces solo y otras con invitados? ¿Preferirías manejar el enrutamiento y el procesamiento de señales a través de software, o preferirías tener controles de hardware dedicados para administrar tus señales?

En cualquier caso, si anticipas cuántos micrófonos necesitarás conectar, cuántas salidas de monitoreo necesitas para auriculares, si necesitarás o no audio de bucle de retorno para la transmisión, y otras consideraciones, entonces podrás comenzar a considerar la interfaz o la mezcladora. Pero incluso después de enfocar tus opciones, la pregunta sigue siendo: ¿deberías tener una interfaz de audio independiente o una mezcladora de audio con interfaz incorporada?

Las interfaces de audio independientes.

Si bien una interfaz de audio independiente no está diseñada para imitar la forma y flujo de trabajo de una mezcladora de audio análogo, prácticamente todas las interfaces de audio tienen un software de mezcla que esencialmente te brinda un control similar a una mezcladora sobre sus entradas y salidas. Lo necesitarás para configurar mezclas de auriculares para los músicos, para administrar entradas y salidas, y para otras tareas habituales. Algunas interfaces de audio también cuentan con procesamiento integrado que te permite agregar ecualizador, compresor o reverberación a canales individuales, nuevamente desde el software de mezcla. En otras palabras, muchas interfaces de audio independientes te brindan un control similar al de una mezcladora sobre sus señales, solo necesitas acceder a un panel de control de software para hacerlo.

Si es conveniente o no, depende de ti y de tu flujo de trabajo: si eres un productor que graba tomas vocales en un software DAW, acceder a una ventana separada para administrar tu cadena de audio puede parecer mucho más eficiente que para una persona dedicada a la transmisión que también lo está intentando para administrar su tarjeta de captura y software de transmisión al mismo tiempo.

Otra consideración es simplemente el factor de tamaño: las interfaces de audio independientes ocupan menos espacio que las mezcladoras de audio con interfaces integradas. Si bien pueden permanecer en tu escritorio, una interfaz de audio independiente puede colocarse fácilmente fuera de la vista, en un rack o algo por el estilo. Esto hace que las interfaces de audio independientes también sean la opción más portátil, algo a considerar si planeas grabar fuera de tu estudio en algún momento.

Mezcladoras de audio con interfaz de audio incorporada.

Behringer X32 Producer

Una gran ventaja de trabajar con una mezcladora de audio (comenzando con el hardware) es el control práctico inmediato. ¿Necesitas subir un canal en tu mezcla de auriculares? Simplemente extiende la mano y sube el control auxiliar correspondiente, sin necesidad de abrir un panel de control de software. ¿Quieres aplicar algo de ecualización y compresión para pulir algún sonido? Nuevamente, tienes controles dedicados y accesibles al instante para ello. Sin cargar complementos ni acceder a un menú de efectos separado. Esto hace que las mezcladoras de audio con interfaces sean especialmente útiles para aplicaciones de estilo broadcast como podcasting y streaming. En estos casos, tienes suficiente en qué concentrarte sin tener que hacer un seguimiento de otro panel de control en tu computadora; si necesitas ajustar tu audio, simplemente extiende la mano y hazlo.

Una cosa que es muy importante tener en cuenta al realizar una búsqueda es que no todas los mezcladoras de audio con interfaces de audio ofrecen grabación de audio multitrack. Eso significa que podrías tener una mezcladora con una docena de entradas físicas o más, pero solo enviará la mezcla estéreo principal a tu computadora, no los canales individuales. Esto puede ser conveniente para la transmisión y el podcasting, pero definitivamente no es lo que quieres para realizar una grabación y producción completa, para lo cual necesitas un control total sobre cada canal individual en tu DAW. Por lo tanto, cuando estés buscando mezcladoras de audio con interfaces de audio incorporadas, debes estar atento a si tendrás o no la capacidad de grabar y producir multitracks.

Lo que debes tener en cuenta para tomar la decisión.

Para que sea aún más fácil elegir lo que creas que se adapte mejor a tu flujo de trabajo, una interfaz de audio independiente o una mezcladora de audio con una interfaz incorporada, hay algunas cosas comunes que debes tener en cuenta antes de decidirte por una.

  • Phantom Power: si deseas poder utilizar cualquier tipo de micrófono (incluidos los micrófonos de condensador y los micrófonos dinámicos activos), deberás asegurarte de que tu interfaz o mezcladora tenga Phantom Power. Es una característica común, pero es posible que algunas interfaces solo ofrezcan Phantom Power en una o dos entradas. Anticipa primero qué tipos de micrófonos utilizarás y asegúrate de tener Phantom Power disponible para cualquier canal que lo necesite (hay fuentes de Phantom Power externas disponibles pero son mucho menos convenientes).
  • Canales estéreo y mono: cuando observas la cantidad de canales que ofrece una mezcladora, es común que los fabricantes combinen la cantidad de entradas mono y estéreo. En otras palabras, una mezcladora de 12 canales en realidad solo puede ofrecer dos canales mono con entradas de micrófono y cinco canales estéreo más con entradas de nivel de línea estéreo para cada uno. Estas entradas son útiles para teclados, cajas de ritmos y reproductores multimedia, pero no para conectar micrófonos individuales. La mejor manera de comprender lo que realmente puede conectar a una interfaz de audio o mezcladora es echar un vistazo a los paneles frontal y posterior para ver por ti mismo con qué tipos de conexiones tienes que trabajar.
  • Tipos de entradas: en interfaces de audio y mezcladoras, generalmente verás entradas XLR profesionales para micrófonos, pero las entradas y salidas de nivel de línea pueden estar en tomas TRS balanceadas, tomas TS no balanceadas o tomas RCA no balanceadas. Las salidas para los altavoces del monitor pueden ofrecer cualquiera de estos. Lo importante que debes saber es que no hay nada de malo en usar un enchufe adaptador o un cable adaptador para que todo funcione, por ejemplo, para conectar las salidas de nivel de línea de 1/4 de pulgada de tu interfaz a las entradas de nivel de línea XLR en tus monitores de estudio. Siempre que hagas coincidir las salidas de nivel de micrófono con las entradas de nivel de micrófono y las salidas de nivel de línea con las entradas de nivel de línea, no hay nada de malo en usar adaptadores si es necesario.
  • Cómo se alimenta: si necesitas una verdadera portabilidad con tu equipo de grabación, entonces querrás obtener una interfaz de audio que se pueda alimentar por bus a través de USB, eliminando la necesidad de conectarse a la corriente eléctrica. Muchas interfaces de audio que admiten alimentación por bus también incluirán una fuente de alimentación, por lo que puedes usar la que se adapte más a tu necesidad en ese momento.
  • Audio de bucle invertido para transmisión: esto se aplica principalmente a aquello que transmiten en vivo con Mac, ya que Windows tiene funciones para ayudar a configurar el audio de bucle invertido. «Loopback» simplemente significa enrutar el audio de tu computadora de regreso a tu interfaz o mezcladora, combinarlo con tus fuentes de entrada como micrófonos, y luego redirigir esa mezcla a tu computadora para tu software de transmisión. Por lo tanto, si vas a transmitir en vivo, ten en cuenta la necesidad de audio en bucle de retorno.
  • Es posible que los faders no controlen tu software: vale la pena mencionarlo, ya que es algo sobre lo que a menudo nos preguntan. Una mezcladora con una interfaz de audio incorporada generalmente no controlará ninguna función del software que estés utilizando, como controlar los faders en tu DAW. Eso entraría en la categoría de una superficie de control con una interfaz de audio incorporada, que no mencionaremos en este artículo sino el otro.

Entonces… Interfaz de audio o mezcladora: ¿cuál es la adecuada para ti?

Si bien podemos destacar las diferencias entre las interfaces de audio independientes y las mezcladores con interfaces integradas, no podemos decirte cuál es la mejor solución sin investigar cómo deseas trabajar.

La elección de tu interfaz de audio o mezcladora tiene un papel muy importante para el funcionamiento y la evolución de tu estudio, es por eso que creamos este artículo con el fina de ayudarte a disipar algunas de las dudas comunes que surgen al momento de tomar esta decisión.

Si aún no estás totalmente seguro o sigues teniendo dudas al respecto recuerda que contamos con nuestro servicio de asesoría personalizada en línea, donde nosotros personalmente te ayudaremos a tomar la mejor decisión.

Si este artículo fue útil para ti no olvides compartirlo y dejar tu like.

¡Nos leemos pronto!

Admirador y seguidor de un personaje icónico de todos los tiempos, Jesús. Músico, adorador, productor, comunicólogo y tecnoiglesiologo.

Anuncios
Comentarios

Comunidad

>

HOLA SOY PEDRO.

Te invito a que registres tu correo electrónico para recibir información, tips y recursos para ayudarte con la tecnología en tu iglesia.

No compartiremos tu email con nadie.

A %d blogueros les gusta esto: