La presencia de Dios, trae bendición permanente.

La presencia de Dios, trae bendición permanente, tal y como sucedió en la vida y familia de Obed-Edom: “Y el arca de Dios estuvo con la familia de Obed-Edom, en su casa, tres meses; y bendijo el Señor la casa de Obed-Edom y todo lo que tenía”.1Crónicas 13:14. El Arca representaba en aquel entonces la …

La presencia de Dios, trae bendición permanente. Leer más »