Conectate con nosotros

Ministerio

10 Tips para líderes de alabanza y adoración que comienzan

Publicado

el

Recuerdo mi corazón acelerado, lágrimas fluyendo y mi vida cambiando. Fue el día que experimenté la presencia de Dios por primera vez. Claro, había estado en la iglesia muchas veces antes. Pero esta vez era diferente. Esta vez sentí que el amor de Dios me invadía como nunca antes. Pude sentir su presencia. Vislumbré su gloria.

Otras veces había sentido a Dios . Pero esto fue diferente. Este fue el llamado de Dios. Esto fue un despertar de la muerte a la vida. Cuando pienso en ese momento, me recuerda que esos momentos están sucediendo todo el tiempo. Cada canción que elegimos, cada palabra que hablamos, cada servicio que llevamos, los destinos de los asistentes pueden ser alterados.

Estas son las cosas que me gustaría que me hubieran dicho cuando comencé a dirigir la alabanza y adoración. Por eso les comparto esta lista. Si los deseas, comparta esto con los jóvenes líderes de alabanza y adoración con los que estás trabajando.

10 Tips para líderes de alabanza que comienzan

1. No necesitas hacer que algo suceda: la adoración poderosa no depende de tu habilidad para trabajar en un lugar  y ser un líder carismático. El Espíritu Santo se está moviendo. Jesús es glorioso. Todo lo que necesitas hacer es resaltar eso. No te interpongas.

2. El ser líder la alabanza y adoración es acerca de la adoración y de llevar un correcto liderazgo: debes ser un adorador. Pero eso no es suficiente. El escenario no es el lugar para tu propia adoración personal. Debes guiar a las personas y facilitar el encuentro de los demás con Dios.

3. Sirve a tu iglesia, no a tu ego: Tu eres parte de una iglesia local. No es un lugar para proclamar tu propio asombro o hacer lo que tu quieras. Estás allí para servir a la visión de un pastor principal y para ser apasionadamente parte de ella.

4. Elige canciones que sean adecuadas para la gente: no solo elijas canciones que te gusten o incluso canciones que sean populares. Elije canciones basadas en lo que dicen y la fe que construyen en las personas. Piensa pastoralmente. ¿Qué necesita decir y cantar la gente?

5. Las canciones son herramientas, no un fin en sí mismas: el objetivo de tu “tiempo de adoración” no es solamente cantar. Más bien, es preparar el corazón para lo que está Dios a punto de hacer. Usa las canciones como vehículos para ayudarte a guiar a las personas a declarar las promesas de Dios.

6. Aprende a comunicarte – Cantar no es suficiente: Los grandes líderes de alabanza y adoración crean confianza con las personas que dirigen. Y eso se logra al saber cómo hablar y comunicarse de una manera que ayude a las personas a relajarse y hacer que se sientan atraídos.

7. No pienses en esto como una oportunidad profesional: pensar en la dirección de alabanza como una carrera conduce a todo tipo de problemas. Piensa más en términos de tu vocación y tu pasión por servir a la iglesia local. No digo que no se te deba pagar por lo que haces. Simplemente no te acerques al escenario de tu iglesia local como una forma de escalar la escalera del ministerio corporativo. Lidera porque amas a Dios y tienes un corazón para su pueblo.

8. Sé un pastor: No, no necesitas tener credenciales. Pero necesitas acercarte a tu rol pastoralmente. Ama a la gente. Cuida de ellos. Lidera con compasión. Entonces, todas las demás cosas (escribir canciones, grabar discos, eventos) realmente tendrán sentido.

9. No descuides la Palabra de Dios: es fácil descuidar la Biblia en busca de nueva música de alabanza y adoración, libros de liderazgo e “inspiración creativa”. Resiste el impulso. La Palabra nunca es un libro del que te gradúas. Nunca aprendes lo suficiente. Permite a la Palabra penetrar en tu espíritu e influir en todo lo que haces y dices.

10. Tus dones y talentos le pertenecen a Dios: Recuerdo hace poco alguien se me acerco para agradecerme por mis talentos y dones y la manera en la que dirigí la adoración. De pronto sin pensarlo de mi boca salieron éstas palabras: “Muchas gracias, pero todo eso es de Dios, es como si me elogiaran por un hermoso auto que no es mío…”

Dios es demasiado glorioso y hay mucho por hacer. No perdamos el tiempo en nuestros egos.

¿Qué hay de tí? ¿Cómo entrenas a tus jóvenes líderes de alabanza y adoración?

Soy instrumento de Dios, adorador y director de alabanza, Tecnoiglesiólogo, entusiasta de la tecnología en la iglesia, fundador de Tecnoiglesia.com. Esposo de Ale Abiú, y padre y amigo de mis hijos Samuel y Daniel.

Anuncios
Comentarios
A %d blogueros les gusta esto: