Conectate con nosotros

Destacados

Como orar por la ansiedad y cuando te sientes abrumado

Publicado

el

Este es un post escrito originalmente por Por Stephen Altrogge – 20 de marzo de 2019

Como alguien que ha luchado contra un trastorno de ansiedad durante la mayor parte de mi vida adulta, sé lo importante que es la oración cuando siento ansiedad.

Y además de luchar contra un trastorno de ansiedad, también me encuentro regularmente en medio de circunstancias que me tientan a sentirme ansioso. Ya sea el estrés de las siguientes cuentas por pagar o la salud de mis hijos o la presión de trabajar por cuenta propia, me siento constantemente tentado a sentir ansiedad.

Necesitamos orar cuando sintamos ansiedad.

Banner-Curso-Bajo-728×90
Banner-Curso-X32-728×90
Banner-Curso-ProPresenter-728×90
Inspira 720×90
Banner-Academia-Tecnoiglesia-728×90
tecnoiglesia store BIG

Pero aquí está la cosa …

Cuando me atormenta la ansiedad, es muy difícil para mí orar. Mi cerebro va en 10.000 direcciones diferentes y, a menudo, ni siquiera sé qué orar.

¿Te identificas?

Estas son las buenas noticias. Dios siempre escucha nuestras oraciones cuando sentimos ansiedad. Él anhela ayudarnos cuando estamos ansiosos. Él quiere encontrarse con nosotros justo donde estamos y darnos la paz que supera todo entendimiento.

Como dijo Pablo en Filipenses 4:6 NTV  “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.” NTV

Entonces, ¿Como debo de orar cuando sienta ansiedad? Aquí hay cinco ideas que te ayudarán a inspirar tu propia oración a Dios.

1: Confiar en la perfecta voluntad de Dios
Padre, no entiendo por qué me permites pasar por estas circunstancias difíciles. No sé por qué me permitiste ser presionado por todos lados y abrumado por las olas de la vida.

Pero lo que sí sé es que eres bueno, amoroso y fiel. Sé que nada puede llegar a mí sin pasar primero por ti. Y sé que están trabajando todas las cosas para mi bien y tu gloria.

Como dice en Romanos 8:28 NTV, “Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos.” 

Así que aunque no entiendo por qué estoy experimentando estas difíciles pruebas, sé que estás caminando conmigo en cada paso del camino. Así que levanto esta oración a ti por la ansiedad que siento. Confío en ti para sostenerme incluso cuando no puedo sostenerme a mí mismo. Eres fiel incluso cuando soy infiel.

2: Confiando en las buenas promesas de Dios
Padre, aunque no pueda ver cómo puede salir algo bueno de estas circunstancias, me has prometido que nunca dejarás de hacerme el bien.

Como tu dices Dios en el Salmo 23:6 NTV, “Ciertamente tu bondad y tu amor inagotable me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor viviré por siempre.

En el Salmo 84:11 NTV dices: “…El Señor no negará ningún bien a quienes hacen lo que es correcto.

Al levantar esta oración por mi ansiedad, creo esta promesa. Creo que no me negarás nada bueno. Si algo es bueno para mí, me lo darás. Si no es así, lo retendrás.

Creo que ahora mismo tu bondad y misericordia me persiguen. Aunque me sienta ansioso, no puedo escapar de tu bondad y misericordia. Estás derramando bendiciones sobre mí ahora mismo, y nada puede impedir que se cumplan tus buenas promesas.

Aunque actualmente me siento ansioso, estoy eligiendo confiar en tu palabra sobre mis sentimientos. Estoy eligiendo creer tus promesas en lugar de lo que mis ojos pueden ver.

3: Confiando en la buena disposición de Dios
Señor, en Filipenses 4:19 NTV tú dices: Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús.

Te agradezco que vas a satisfacer todas mis necesidades. Es posible que no pueda ver cómo vas a satisfacer todas mis necesidades, pero estoy eligiendo creer tu promesa.

Te agradezco que van a suplir mis necesidades con sus abundantes riquezas en Cristo. No tengo que torcer tu brazo para que puedas satisfacer mis necesidades. Del mismo modo que me gusta brindarles a mis hijos mi amor por igual, de esa misma forma me amas a mi al igual que a todos tus hijos.

Por eso te pido que te ocupes de mí, estoy confiando en que lo harás. Confiado en que harás grandes cosas en respuesta a mis oraciones.

Al levantar esta oración por ansiedad, recuerdo las palabras de Charles Spurgeon, quien dijo:

No importa cuán pesados ​​sean los problemas si puedes echarlos sobre el Señor. Cuanto más pesados ​​son, mucho mejor, porque cuanto más te has deshecho de ellos, más hay depositados sobre la roca.

Padre, estoy echando todas mis preocupaciones sobre ti porque sé que me cuidas.

4: Confiando en el cuidado paternal de Dios
Señor, tu palabra me dice que me cuidas como un padre cuida de sus hijos. Soy tu hijo y te agradezco que me ames con un amor profundo, abrumador, que nunca cesa, que domina.

Como dice en Mateo 7:11 NTV, “Así que si ustedes, gente pecadora, saben dar buenos regalos a sus hijos, cuánto más su Padre celestial dará buenos regalos a quienes le pidan.”

Padre, incluso sé cómo dar buenos regalos a los niños, y soy un humano pecador. Eres perfectamente bueno y amoroso, y te agradezco que me des tu atención y amor.

Agradezco que tu corazón late con cariño paternal por mí. Te agradezco que nada pueda separarme de tu intenso amor de padre.

Como dice en Romanos 8:35 NTV, “¿Acaso hay algo que pueda separarnos del amor de Cristo? ¿Será que él ya no nos ama si tenemos problemas o aflicciones, si somos perseguidos o pasamos hambre o estamos en la miseria o en peligro o bajo amenaza de muerte?”

Porque nada puede separarme de tu amor, puedo confiar completamente en ti. Puedo tirar todo mi peso sobre ti. Puedo esperar plenamente en ti. Ofrezco esta oración por ansiedad, sabiendo que eres mi Padre bueno, amable y celestial.

5: Confiando en Dios para llevar cada carga
Señor, en 1 Pedro 5: 6-7, dices: “Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor. Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes.

Padre, ofrezco humildemente esta oración por mi ansiedad, lanzando todas mis ansiedades sobre ti. La simple verdad es que no soy capaz de llevar todas estas cargas por mi cuenta. No tengo la fuerza ni la sabiduría para navegar con éxito en estas circunstancias difíciles.

Y así estoy echando cada carga, grande y pequeña sobre ti. Me aferro a ti en medio de la tormenta. Aunque puede que no sea capaz de llevar todas mis cargas, tú absolutamente si puedes.

Qué dolor innecesario llevamos…
Si estás luchando con la ansiedad, corre hacia Dios constantemente en oración. búscalo en su palabra. No dejes que la ansiedad domine tu vida. No dejes que la preocupación te gobierne. Lleva todas tus preocupaciones, temores y luchas a Dios y ponlas a sus pies.

No puedo evitar recordar el himno, “Oh que amigo nos es Cristo”:

Él llevó nuestro dolor,
Él nos manda que llevemos
Todo a Dios en oración.
¿Está el hombre desprovisto
De paz, gozo y santo amor?
Esto es porque nos llevamos
Todo a Dios en oración.

No pierdas tu paz ni tengas un dolor innecesario. Levanta tu oración por la ansiedad a Dios y deja que él lleve tus cargas.

Soy instrumento de Dios, adorador y director de alabanza, Tecnoiglesiólogo, entusiasta de la tecnología en la iglesia, fundador de Tecnoiglesia.com. Esposo de Ale Abiú, y padre y amigo de mis hijos Samuel y Daniel.

Anuncios
Comentarios
>

HOLA SOY PEDRO.

Te invito a que registres tu correo electrónico para recibir información, tips y recursos para ayudarte con la tecnología en tu iglesia.

No compartiremos tu email con nadie.

A %d blogueros les gusta esto: