Card Back Card Front
Card Back Card Front
Card Back Card Front

El lugar espacioso en la cuarentena

En estos tiempos de incertidumbre es cuando aun más alzamos nuestras oraciones a Dios, de repente una mañana en mi tiempo de oración me imagine un lugar espacioso muy hermoso, vi el mar pero también vi colinas llenas de flores de todos colores con árboles frutales, luego sentí de pronto que yo estaba en ese lugar, vi a mis hijos y esposo riendo a carcajadas sin parar, luego me percate que había más gente allí reunida.

Y recordé la palabra de Dios que dice así:
“Y he dicho: Yo os sacaré de la aflicción de Egipto… a una tierra que fluye leche y miel” Éxodo 3:17

Así es, Dios tiene preparado para nosotros un incomparable y hermoso lugar que no es de este mundo, nos lleva a lo alto, a un lugar espacioso, seguro y hermoso para sus hijos, Él es nuestro padre que nos cuida , libra y ama.

Sin duda mientras vivamos en este mundo tendremos aflicciones  y ninguno de nosotros estamos exentos de pasar por estas.

Además del lugar espacioso, Dios tiene preparado leche y miel que representa  dulzura, gozo y alegría en Su Presencia.

“Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; En tu presencia hay plenitud de gozo.” Salmos 16:11

El lugar espacioso que fluye leche y miel es una tierra en la cual no existen las preocupaciones y en cambio sólo hay felicidad sin fin.  Esta tierra es nuestra heredad nos pertenece porque Dios nos la entrego.

En la eternidad nos espera este hermoso paraíso, pero también en la tierra podemos vivir en ella. ¿ Como? Mientras tanto busquemos a Dios es posible vivir en la tierra como en el cielo, así es con seguridad, confianza, gozo, paz, llenos del amor de Dios aún en medio de los tiempos difíciles que el mundo nos ofrece. Aunque de verdad no se compara con la vida eterna. Si es posible siempre y cuando tu confianza esté completamente depositada en Dios.
Dios es tierno y amoroso. Búscale y el te hablará tiernamente a través de Su palabra y Presencia.

¡Alégrate que tu Padre Dios te ha dejado herencia!


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *